Tierra Adentro

— ¡Vámonos! —Le silbaron a Manuel por los cuatro hombres con quienes acostumbraba a irse de cacería.

—¡Ya voy! —Respondió de la misma manera.

Le dio un abrazo fuerte a su mujer y le dijo:

—Prepárate, alista todo para que mañana se coma de lo más sabroso.

Después de dar la indicación, se marchó con los hombres quienes lo esperaban en la puerta de su casa; el perro, cuando vio que su amo se marchaba se levantó presto a irse tras él, no en vano se le llamaba “Macho”.

Se vestía el cielo de oscuridad cuando los cinco hombres se internaron en las entrañas de la selva, ya estaba próxima la noche cuando desaparecieron entre las luces intermitentes de las luciérnagas y el intenso chillido de la cigarra.

—¿Saben qué, señores? Hay algo que me tiene muy inquieto, —le dijo Manuel a sus compañeros.

—De seguro tienes miedo, —le respondieron y fue motivo de carcajadas.

—¡No! De verdad, tan pronto nos internamos en la selva pude sentir que algo tiene los ojos sobre nosotros.

—¡Déjate de tonterías!, lo que sí, si tienes miedo haz el favor de volver, si nuestra presa huele tu miedo echarías a perder todo, así que si estás inquieto, regrésate.

—No es miedo, es otra cosa, si tuviera miedo no iría con ustedes.

—¡Entonces cállate la boca y vámonos!, —le respondieron y aceleraron el paso.

Al darse cuenta Manuel que nadie le dio importancia a sus palabras, optó tener los ojos bien abiertos por cualquier cosa. A pesar de que su perro iba meneando la cola tras él, no logró estar tranquilo como de costumbre, porque incluso podía sentir a cada rato la respiración de aquello que  los acechaba.

Cuando llegaron a una hondonada en la que era bien sabido que los venados descendían a tomar agua, se pusieron de acuerdo para rodearlo desde lo alto, ya que si alguna presa llegara a descender no tendría escapatoria. Como los señores eran muy astutos, acordaron también un silbido de alerta por si alguien llegara a escuchar o ver algo extraño en la selva; después, colgaron sus pequeñas hamacas en las ramas de los árboles yse dispusieron a la espera.

Poco después, Manuel escuchó que algo se había movido entre los arbustos debajo del árbol en el que se encontraba, y al prestarle atención logró escuchar unos susurros.

—¿Qué te parece, papá? Son cinco los hombres que vienen a matarnos.

—Sí, todo indica que sí, hijo—, respondió una voz como de hombre adulto  —Pero no te preocupes, vamos a mostrarles lo que es bueno, vamos a llamar al resto de la manada y regresamos a darles un susto.

Al oír la conversación, Manuel inclinó su cuerpo para ver quiénes eran los que habían hablado y pudo ver a un enorme venado con su cría. Poco después de que se perdieron entre los arbustos, Manuel silbó a los señores:

—¡¡Vámonos, no está bien seguir aquí!!

Pero sólo escuchó silencio, nadie escuchó su silbido, nadie respondió tampoco, entonces dijo:

—¡Condenados señores!, seguramente se quedaron dormidos, iré a verlos. Descendió del árbol y caminó con cautela, pero la primera cosa extraña que vio, fue que a pesar de mover al perro con la punta del pie éste no despertó.

—¿Y tú? ¿Qué te traes? —Le dijo al perro y se dirigió a decirle a los señores que se apartaran de aquel lugar. No había avanzado mucho cuando vio asomarse una estampida de venados que se escuchaba venían molestos.

—¡¡Ahí va uno, vámonos tras él!! —Dijo uno de ellos y se dispusieron a perseguir a Manuel. Aquellos hombres que se encontraban trepados en las ramas de los árboles ni siquiera se dieron cuenta de lo que estaba pasando; Manuel, al ver que estaba en problemas, tomó su rifle, los apuntó y disparó sin conseguirlo. Cuando vio que su arma no funcionaba lo aventó librándose de él y sin pensarlo dos veces  se echó a correr, pero los venados únicamente trotaban, su intención no era devorarlo sino llenarlo de miedo. Después de correr, y cuando sintió que ya no podía más porque su corazón estaba a punto de salirse de él, se detuvo.

—Si me comen, ya ni modo, —pensó agitado.

Pero cuando se plantó frente a los venados, éstos también se detuvieron.

—¡¿Qué les pasa?! —Preguntó estallando en llanto. Tenía una mezcla de sorpresa y terror.

Entonces, el líder de los venados se acercó y le dijo:

—Señor, hoy es el día en el que conozcas cómo es nuestra naturaleza, el día en el que tengas que jugar con la vida y con la muerte. Intentó atacarlo con una mordida, se orientó hacia el camino que habían traído y enseguida se echó a correr seguido por la estampida que lo acompañaba.

Por un buen rato Manuel estuvo caminando sin rumbo, ya que se había desorientado y además no se reconocía, se sentía extraño.

Ya para cuando aclaró el día, continuaba cabizbajo siguiendo sin sentido un camino. De pronto, el viento le trajo una conversación.

—¿A dónde creen que fue Manuel?

—¡¡Uhmm!! Me imagino que le dio miedo y se largó —Respondió alguien y estallaron a carcajadas.

—No andan lejos, aquí los esperaré, —dijo Manuel y se apartó hacia la orilla del camino.

—¿Dónde estuvieron? —Preguntó tan pronto asomaron los señores.

—¡¡Hey!! —Dijeron todos apuntándolo con los rifles.

—¡¿Qué les pasa amigos?! —añadió sorprendido, pero como le pareció que no le hicieron caso decidió meterse rápidamente a la espesura del monte.

—¡¡Vamos tras él!! ¡¡Que no se nos escape!!

—Dijo uno de los señores y enseguida corrieron tras Manuel.

En cada salto que daba avanzaba muy lejos, poco a poco se dio cuenta que su cuerpo no era el suyo, nunca se dio cuenta el momento en el que cambió, en el que su cuerpo se había convertido en el de un venado.

Detrás de él iba ladrando su propio perro, que tampoco lo reconocía.

—¡¡¡Soy yo, Manuel!!! —Gritaba desesperado en su loca carrera —¡¡No soy un venado, por favor no me vayan a matar!! —Dijo inútilmente sin que entendieran sus palabras.

Y cuando dio un salto más para librarse de la muerte, se aprisionó atorando sus cuernos en unos enredados bejucos; en ese momento también su perro le enterró los colmillos en el trasero.

No tuvo tiempo de decir nada más y recibió el balazo. Un silencio profundo lo envolvió.

—¿Qué le pasa a este venado? —Preguntó uno de los señores —No se calla la boca de tanto quejido, ¡¡cállate!!, —dijo rematándolo con su cuchillo.

Fueron ciertas las palabras de Manuel, en su casa se comió de lo más delicioso a pesar de que con tristeza emprendieron su búsqueda en el monte, de la misma carne también se asó para repartirlo en su memoria. Al momento de arrojarle un trozo de carne al tremendo “Macho”, le dijeron:

—Esta es la recompensa por no permitir que se nos escapara, por mostrar tu hombría.

El perro entonces lo atrapó y se alejó a relamerse el hocico con la deliciosa carne de su amo.

 

***

Versión en maya

 

P’UUJ

—¡Ko’ox túun wele’! —xóobta’ab ti’ jWeelo tumeen le kantúul máako’ob máax yéetel jach ku máan ts’oonankile’.

—¡Je’el kin taalo’! —Tu núukaj yéetel u xóobil xan.

Tu jíich’méek’taj u yatane’ ka bin tu ya’alaj ti’:

—Nu’ukbesaba wele’ ko’olel, sáamale’ ki’iki’ ba’al kun jaanchajal.

Le bin tu ya’alaje’ ka jóok’ u bimbal tu paach le wíiniko’ob páa’tik tu táankabil u yotocho’, u yalak’ peek’ ka tu yilaj táan u bin u yuumile’ ka chéen tsáay bin tu paach xan, ma’ konej pata’anil u k’aaba’ “jXiibi’”.

Táan u taal u ki’ yúukumtal u yich ka’an ka jbáal u paach le jo’otúul máako’ob tu jobnel le k’áaxo’, táan u taal u yáak’abtal ka tu satajubaob ichil u jopjopaankil kóokay yéetel u tsirin u k’aay ch’och’lin.

—Wa ka wile’exe’ xiibe’ex, tene’ yaan bey jump’éel chi’ichnakil wo’oltikene’ —Tu ya’alaj jWeelo’ ti’ u láak’o’obo’.

—Míin sajakech —jnúuka’ab ti’e’ ka jo’op’ u jaja’ che’ejta’al.

—¡Ma’!, jach tu jaajil, chéen p’el úuchik k okol ichil le k’áaxa’ bey u ts’i’ in wóol yaan wamáax paktiko’one’.

—¡Ti’ kech ti’ jtusnak’ili’!, wa saajkeche’ ki’ suunen ta paach, tumeen wa ku ch’a’a bokta’al le a saajkil tumeen k puuts’o’ ka topiko’on, le o’olal wa beyecho’ ki’ suunen.

—Ma’ saajkili’, yaanal ba’al, wa be’ela’ saajkene’ mix táan in taal ta paache’exe’.

—¡Je’elo’ mak túun a chi’, ki’ ko’ox! —a’ala’ab ti’e’ ka tu chichkúunsaj u bino’ob.

jWeelo túun ka tu yilaj ma’ j-u’uya’ab u t’aane’ ka túun tu utsil p’ichláantaj u yich chéen yo’olal je’el ba’axake’, kex tumeen paachil ti’ ku bin u bibik’tik u nej u yalak’ peek’e’ ma’ jets’laj u yóol je’elbix suukile’ tumeen tu yu’ubaj bin láalaj súutuk tak bix u ch’a’ik u yiik’ le ba’ax ch’ene’etiko’obo’.

Le ka jk’ucho’ob túun ti’ jump’éel k’o’op tu’ux ojéela’an ku yéemel le kéejo’ob uk’ ja’o’, ka tu nu’ukbesajubaob utia’al u bak’pachto’ob tu ka’analil, tumeen beyo’ wa ka k’uchuk éemel juntúule’ mix táan u púuts’ul ti’ob, ka’alikil yaan u na’ato’obe’ tu ch’a’ajo’ob u t’aanil bix ken u xóobtubaob wa ka ila’ak wa ka u’uya’ak waba’ax jela’an ichil le k’áaxo’, je’elo’, ka jts’o’oke’ ka tu t’inaj u mejen k’aano’ob tu che’ilo’ob u bak’pach le k’o’opo’ ka jo’op’ u páa’tajo’obi’.

Ma’ sáam bine’ ka tu yu’ubaj bin jWeelo’ u péek le xíiwo’ob yáanal le kúul che’ tu’ux na’aka’ano’, ka tu ch’enxikintaj ma’alobe’ ka tu yu’ubaj bin jump’éel xmukul tsikbali’.

—Bix a wilik yuum, jo’otúul le wíiniko’ob taalja’an u kíinso’ona’.

—Bey in wilik paal —Tu núukaj bin u juumil u t’aan bey juntúul nojoch wíinike’—Chéen ba’ale’ cha’ej, yaan k e’esik ti’ob bix u ki’il, ko’ox k t’an k láak’o’obe’ ka suunako’on k ja’as u yóolo’ob.

Ka tu yu’ubaj jWeelo bin le t’aano’ ka jchinlaj u jach il máaxo’ob le ku t’aano’obo’, ka tu yilaje’ juntúul nuxi’ kéej yéetel juntúul chan yuuk, ma’ sáam bin báalak u paacho’ob ichil le k’áaxo’ ka bin tu xóobtaj le wíiniko’obe’:

—¡¡Ko’one’ex, ma’ uts ka p’áatko’oni’!!

Ba’ale’ ch’ench’enkilil tu yu’ubaj, mix máak u’uy u xóob, mixmáak núuk ti’, ku ya’alik bine’:

—¡U chek’a’an iit máako’oba’! míin weeno’ob, pa’atik in bin in wilo’ob —Tu ya’alaje’ ka j-éem tu k’ab le che’o’ ka jo’op’ u bin u xíimbal chaambelil, ba’ale’ yáax ba’ax jela’an tu yilaje’ kex tu láa’che’etaj le peek’e’ ma’ j-aaji’.

—¡¡Ba’an xan ku yúuchul tech!! —Tu ya’alaj bin ti’ le peek’o’ ka jo’op’ u bin u ya’al ti’ le wíiniko’ob ka luk’uko’ob te’elo’. Ba’ale’ ma’ bin ya’ab u xíimbalte’ le bin ku yilik u tíip’il p’enkech kéejo’ob táan bin u juum u ts’íikilo’ob.

—¡¡Je’el juntúulo’, ko’one’ex tu paach!! —Tu ya’alaj bin juntúul ichilo’obe’ ka jo’op’ u bino’ob u  chukpachto’ob jWeelo, le bin le máako’ob yano’ob tu k’ab le che’obe’ mix juntúul tu ts’a óoltaj ba’ax ku yúuchulo’, jWeelo ka tu yilaj bix anike’, tu ts’áajuba jts’oone’ ba’ale’ ma’ jwáak’ ti’i’, bey túun ma’ patachaj le ba’al ti’o’ tu tselaj tu wíinkilale’ ka tu píikch’intaj náach utia’al u jóok’ol u yáalkab, ba’ale’ le kéejo’obo’ chéen xa’aka’an áalkabil u bino’ob tu paacho’ ma’ utia’al u jaanto’obi’ chéen ja’asaj óolal u ka’ajo’ob, je’elo’, jo’op’ bin u yáalkab, u yáalkab, u yáalkab, tak ka tu yu’ubaj jach mina’an tu’ux u tal tumeen ta’aytak u jóok’ol u puksi’ik’ale’: ka je’eli.

—Wa utia’al u jaanteno’obe’, ja’alibe’ —Ki bin ichil u jejesaankil u tuukul.

Ba’ale’ le ka jwa’alaj aktáan ti’ le p’enkech kéejo’obe’, le bin ku je’elo’ob xan.

—¡¡¡Ba’an te’exi’!!! —Ki bine’ ka jtúup’ u yok’ol ichil u jak’a’anil u yóol yéetel saajkilil.

Le túun bin u ajbej le kéejo’obo’ náats’ tu yiknale’ ka tu ya’alaj:

—Wíinik, bejla’e’ u k’iinil a wojéeltik bix k kuxtalo’on, u k’iinil a báaxal ich kuxtal yéetel kíimil —Tu ya’alaj bine’ ka tu beetaj bey taak u chi’ibale’ ka jóok’ u yáalkab, le ku tsáayal xan uláak’o’ob tu paacho’.

Xáanji bin jo’op’ u xíimbal le jWeeloo’ tumeen sa’at bin u yich, ku ts’o’okole’ mix táan u k’ajóoltikubae’ tumeen utsil jela’an u yu’ubikuba.

Le ka bin píik’e’ chéen bin etas u máan u t’ont’onaankil yóok’ol jump’éel bejo’, ba’ale’ ma’ sáame’ le ku taasa’al jump’éel tsikbal tumeen le iik’o’.

—Tu’ux túun ts’o’ok le jWeelo a wa’ake’exa’.

—¡¡Jáaj!! Chéen in wa’alike’ míin sajlu’umchaje’ ka jbini —Núuka’ab bine’ ka jwáak’ u jaja’ che’ejo’ob.

—Ma’ náach u taalo’obi’ way ken in páa’to’obe’ —tu ya’alaj bin le jWeeloo’ ka tu tselaj bej.

—Tu’ux ts’oka’ane’ex beya’ —Tu ya’alaj bin ka jtíip’ le wíiniko’obe’.

—¡¡Eey!! —Tu láaj núuko’ob bine’ le ku tuch’ubta’al yéetel le ts’oono’obo’.

—¡¡Ba’an te’exi’ láak’e’ex!! —Tu núukaj bin ichil u jak’a’anil u yóol, ba’ale’ ka’alikil ma’ j-u’uya’ab u t’aane’ ka tu julajuba séeba’an ich u su’uylemakil k’áax.

—¡¡Ko’ox, ma’ k cha’ik u púuts’ul ti’ to’on

—Tu ya’alaj bin juntúul ichil le wíiniko’obo’ ka jo’op’ u yáalkabo’ob tu paach le jWeeloo’.

Jumpuul síit’ bin ku ts’áike’ náach ku péekel, junjump’íitil bin úuchik u k’ajóotik u wíinkilale’ ma’ bin leti’i’, ma’ tu ts’áaj u yóol u yilik ba’ax súutukil ka jelpaj u wíinkilali’, ma’ tu yilaj ba’ax súutukil ka jsuunaj kéejili’.

Paachil bin ti’e’ te’ ku bin u chi’ibal u yalak’ peek’i’, ma’ bin k’ajóolta’ab xani’.

—¡¡¡Teen, teen jWeelo!!! —ku yawtik bin jak’a’an u yóol xi’ik tu bin u yáalkab —¡¡Ma’ kéejeni’ láak’e’ex, bik a kíinsene’exi’!! —Ba’ale’ chéen konejchaji, ma’ na’ata’ab ti’i’.

Le bin ka tu pulaj uláak’ jumpuul síit’ utia’al u púuts’ul ti’ le kíimile’ le ku t’i’ilil u baak tu su’uylemakil le aak’o’obo’, le bin xan ku náacha’al tumeen le u yalak’ peek’e’.

Ma’ béeychaj u ya’alik uláak’ u t’aane’ le ku báaj ts’onta’al. Xáanji makxinil anchaji.

—Ba’ax yaan ti’ le kéej beya’ —Ki bin juntúul le wíiniko’obe’ —Ma’ tu makik u chi’ yéetel u yáakam, ¡Mak a chi’! —Tu ya’alaje’ ka tu ts’áaj u tsook ti’ yéetel u xotob.

Jaajchaj u t’aan le jWeeloe’, tu yotoche’ ki’iki’ ba’al jaanta’ab kex yéetel u yook’olil u máan kaxantbil ich k’áax, léeyli’ leti’ le bak’ si’isi’ k’áa’ta’ab utia’al t’oxbil yo’olal u k’a’ajesajil xano’.

Ku ya’ala’al ti’ nuxi’ Xiib bin ka jp’u’ul junxéet’ bak’ ti’e’:

—Lela’ a bo’olil úuchik ma’ ta ch’a’aj u púuts’ul ti’ to’oni’, jach jaaj ta we’esaj a xiibil.

Le bin ku náachik le peek’e’ ka jbin náachil u ma’ats’ u chi’ yéetel u ki’il u bak’el u yuumo’.

 


Autores
es narrador. Obtuvo el primer lugar en el concurso Premio Nacional de Literatura en Lengua Maya Peninsular Waldemar Noh Tzec, en 2007, así como el Premio Nezahualcóyotl de Literatura en Lenguas Mexicanas 2010.
Ahora puedes leer…
0 112

Secretaría de Cultura