Tierra Adentro
Ilustración por Julissa Montiel

Ilustración por Julissa Montiel

El descubrimiento de la insulina se compara con el descubrimiento de la penicilina. Este 2021, se conmemora el centenario del descubrimiento de la insulina, por lo que es importante resaltar su impacto en el tratamiento de millones de personas que viven con diabetes a nivel mundial. La insulina ha estado disponible para el tratamiento de la diabetes durante 100 años, y la variedad y opciones existentes hoy en día se deben a tanto tiempo de avances e innovación. El descubrimiento de la insulina se atribuye a J.R. Macleod, profesor de fisiología de la Universidad de Toronto, en 1921 aceptó la propuesta de Frederick G. Banting, médico cirujano, para trabajar en su laboratorio y probar extractos de páncreas con la finalidad de reducir la glucosa en sangre de perros con diabetes. Banting fue asistido por Charles Best, demostrando que estos extractos funcionaban (Imagen 1). Finalmente, J.B. Collip, un químico, se unió al grupo para purificar el componente de los extractos, obteniendo así la primera muestra de insulina, la cual fue utilizada en un niño de 14 años con diabetes (Leonard Thompson) en enero de 1922. (1)

 

Imagen 1. Frederick G. Banting probando  Extractos de pancreas en perros pancreatomizados con diabetes.

Imagen 1. Frederick G. Banting probando
Extractos de pancreas en perros pancreatomizados con diabetes.

 

 

El 25 de octubre de 1923, los 19 profesores de Karolinska Institute decidieron en voto secreto la concesión del Premio Nobel de fisiología y Medicina a Frederick Grant Banting y John James Richard Macleod, por el descubrimiento de la insulina. (2) Estos eventos los describió a detalle el autor Michael Bliss en su libro: “The Discovery of insulin”.

Desde entonces, la insulina ha pasado por cambios constantes e innovación, empezando con el aislamiento de la insulina, la purificación y concentración de los extractos pancreáticos, el desarrollo de las formulaciones y la progresión de la insulina hasta finalmente estar elaborada con ADN recombinante.  Los diferentes tipos de insulina disponibles hoy en día, incluyen, insulinas premezcladas, concentradas y con diferentes vías de administración, ofreciendo una amplia gama de opciones para personas que viven con diabetes. (3)

 

¿PORQUÉ REMARCAR ESTOS 100 AÑOS DE INSULINA?

 

Con el descubrimiento e introducción de la insulina en el tratamiento de la Diabetes Mellitus, se logró un impacto clínico social similar a los antibióticos, ya que, al empezar a utilizarse hacia mediados del siglo XX, pacientes jóvenes con diagnóstico de Diabetes tipo 1 (enfermedad autoinmune insulino dependiente) lograron obtener una expectativa de vida promedio de 20 a 30 años mayor a la esperada, rompiendo la sentencia de muerte prematura en este tipo de Diabetes y volviéndola una enfermedad crónica manejable. Además, se logró implementar la insulina, como parte del tratamiento en la Diabetes tipo 2 (en etapas insulino requirientes) logrando un mayor control y cambio en la calidad de vida muy significativo. Un estudio que demostró la eficacia de la insulina a largo plazo, fue el ensayo de control y complicaciones de la diabetes (DCCT), el cual reportó que, el tratamiento del tratamiento intensivo con insulina reducía las complicaciones relacionadas a la diabetes, tales como retinopatía (causa de ceguera), nefropatía (dañó en el riñón y causa de insuficiencia renal) y neuropatía en un 34 a 76%.

La Universidad de Toronto ha implementado una serie de eventos para clínicos, científicos y personas involucradas o que viven con diabetes para celebrar el notable comienzo de este viaje y aprender sobre el conocimiento actual y mirar hacia oportunidades futuras (https://insulin100.com/).(4)

 

Imagen 2. Leonard Thompson, fue la primera persona con Diabetes tipo 1 (insulino dependiente) que recibió insulina.

Imagen 2. Leonard Thompson, fue la primera persona con Diabetes tipo 1
(insulino dependiente) que recibió insulina.

 

 

 

¿QUE TAN ACCESIBLE ES LA INSULINA HOY EN DIA?

 

A pesar de que la insulina es un fármaco que salva vidas, lamentablemente no es accesible para todos los que la necesitan, de hecho, a nivel mundial se estima que 1 de cada 2 personas tienen acceso a la insulina que requieren. Los obstáculos que enfrentan las personas para acceder a la insulina son complejos y ocurren tanto a nivel mundial como nacional, por lo que aún se requieren cambios y estrategias a nivel social y político para superar estas barreras y lograr el acceso a la insulina de manera universal.

La última Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) reportó que hay 8.6 millones de personas viviendo con Diabetes, con mayor el porcentaje para Diabetes mellitus tipo 2, siendo de las principales causas de mortalidad en nuestro país, y reportando visión disminuida como la complicación mayormente reportada (5).

Cabe remarcar, que la barrera al acceso a la insulina no solo es por cuestiones socio económicas y políticas, sino también por una creciente ola de mitos que la rodean, haciendo más difícil su implementación. Ejemplos claros de mitos populares en torno a la insulina son: “la insulina provoca ceguera, amputaciones, daño en el riñón y diversas complicaciones”, o “si te recetan insulina es porque ya estás en las últimas”; es aquí donde la educación y la desmitificación de la diabetes juegan un papel esencial,  esclareciendo que, el ser humano que vive con o sin diabetes necesita insulina para vivir, además de resaltar que una persona con diabetes no produce suficiente insulina o la que produce no es de buena calidad, y entonces las complicaciones que aparecen en la diabetes son relacionadas al exceso de glucosa durante tiempo prolongado. Desgraciadamente, en nuestro país es común que una persona con Diabetes lleve años con un control deficiente, y las complicaciones se suelen asociar al tratamiento con insulina, la cual también pudo iniciarse de manera oportuna para evitar desenlaces catastróficos, como ha sido demostrado en diversos estudios.

En conclusión, los avances en estos 100 años en la terapia con insulina han logrado que la Diabetes insulinodependiente (Diabetes tipo 1 o Diabetes tipo 2 requiriente de insulina) haya pasado de ser una enfermedad fatal a una condición crónica manejable. Estos 100 años, han sido un viaje extraordinario, dejando a la vista nuevos desarrollos y que sugieren aún mayores progresos futuros en la insulina, sin embargo, todavía falta por recorrer un largo camino en el hecho de que, muchas personas en todo el mundo aún no tienen acceso ni si quiera a atención básica, incluida la administración regular y confiable de la insulina. El mejor tratamiento del mundo es inútil si su acceso se niega a las personas que lo necesitan. A medida que avanza la tecnología, también se deben hacer colaboraciones para garantizar que todos tengan un acceso equitativo con educación y mejor atención en el cuidado de la diabetes.

 

 

 

Bibliografía consultada

(1) Bliss M. The Discovery of Insulin. Chicago, IL: The University of Chicago Press: 1982.

(2) De Leiva A., Brugués, E., El descubrimiento de la insulina: continúan las controversias después de noventa años. Endocrinología y Nutrición. Elsevier. 58 (9):449-456. 2011.

(3) Hirsch I., Juneja R., The Evolution of Insulin and How it Informs Therapy and Treatment Choices. Endocrine Reviews. 41: 733 – 755, 2020.

(4) Marschall S., Celebrating 100 years of insulin. Diabetologia. 64:944-946. 2021

(5) Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2018. INEGI.


Autores
Juan Ramón Madrigal Sanromán (Morelia, 1988) Es Médico Cirujano con especialidad en Endocrinología. Es socio activo de la Sociedad Mexicana de Endocrinología y Nutrición y miembro de la Endocrine Society. Su trabajo clínico y de investigación se ha enfocado en el tratamiento, control y uso de nuevas tecnologías en diabetes y enfermedades metabólicas. Ha publicado en la Revista de Investigación de Ciencias de la Salud, la Revista de la Sociedad Mexicana Endocrinología Metabolismo y Nutrición, miembro de RENACED, co autor de libros, entre otros.
Secretaría de Cultura