Tierra Adentro

Imagen tomada de Flickr

Los ladrones de corazones regresan en Persona 5 Royal (2019). Antes de su lanzamiento, parecía complicado mejorar el titán de los JRPG’s que fue Persona 5 (2016) en su momento, pero ¿cómo mejorar un juego que fue alabado mundialmente y al que parecía no faltarle nada?  Pues bien, la versión Royal del juego no dejó decepcionados a sus fans.

Comenzando de un micro universo, que es la Academia Shujin, el juego aborda problemas de la sociedad actual, como el encubrimiento del abuso sexual en las escuelas, y avanza a un macro universo con antagonistas de mayor escala, como un artista que roba las obras de sus aprendices, un empresario que trata a sus empleados como robots desechables o políticos que solo quieren beneficiar a su círculo y utilizan su poder para deshacerse de todos aquellos que se les oponen.

El juego inicia con un adolescente agrediendo a un hombre para defender a una mujer a punto de ser secuestrada. El hombre, que se asume tiene cierto poder político, pues coacciona a la mujer para que testifique a su favor, levanta cargos en contra del joven, este es puesto en libertad condicional y mandado a Tokio para vivir bajo el cuidado de Sojiro Sakura durante el año que dura su castigo.

A partir de este momento identificamos de qué trata el juego y qué se desarrollará durante los siguientes capítulos: adultos usando su poder para aprovecharse y herir a los demás, especialmente a los jóvenes.

Durante el primer capítulo, el protagonista, junto a los nuevos y marginados amigos que conoce en la escuela, consigue el poder de robar los “corazones” de los adultos con deseos retorcidos dentro de un mundo cognitivo y, de esta manera, hacerlos arrepentirse y confesar sus crímenes en el mundo real, convirtiéndose en los Phanton Thieves of Hearts.

El primer antagonista, Suguru Kamoshida, es un ex medallista olímpico, profesor de educación física y entrenador del prestigioso equipo de voleibol de la Academia Shujin, lugar donde comienza a estudiar el protagonista. Sin embargo, tiene un lado oscuro, es un secreto a voces que Kamoshida abusa verbal, física e incluso sexualmente de algunos de sus estudiantes, llegando al punto en que una alumna de la alineación principal del equipo intenta suicidarse y a pesar de que es sabido el abuso de Kamoshida, nadie hace nada por el prestigio que el equipo de Voleibol le da a la escuela.

Uno de los aspectos más fuertes de la trama es que el poder sobrenatural que obtienen los protagonistas nace de su voluntad de rebeldía contra el estatus quo, contra las injusticias y las cosas que están mal con la sociedad. Su fuerza recae en la capacidad de no aceptar las cosas como son, se convierten en una inspiración para aquellos que los rodean durante el juego y que carecen de poderes especiales, provocando que se revelen y crean que se puede vivir en un mundo mejor.

Si bien el juego raya en el idealismo, es una bocanada de aire fresco para aquellos a quienes les gustan los juegos que proponen algo más que solo un gran gameplay y una banda sonora brutal, y aunque exista la creencia de que un videojuego político llega a ser aburrido y cansado, la realidad es que Atlus hizo un gran trabajo al emparejar todos estos aspectos y crear un juego de 150 horas de duración que mantenga al jugador enganchado.

 

spoiler

 

Pero, ¿qué tiene de extra Royal en cuanto a trama que lo hace mejor que el lanzamiento original? A partir de aquí comienzan los spoilers. El juego añade un último arco y dos nuevos personajes de los cuales destaca Maruki Takuto, un consejero estudiantil que es contratado para cuidar el bienestar emocional de los involucrados en el incidente tras los eventos de Kamoshida, aunque la razón principal es para mejorar la imagen de la escuela y dar la impresión de que están haciendo algo por cambiar después de los abusos.

Maruki es un personaje con el que te relacionas durante la primera parte del juego y con quien creas un lazo muy fuerte, pues, junto con algunas excepciones, es de los únicos personajes adultos que están genuinamente preocupados por el protagonista.

Además de ser un consejero, Maruki está interesado en la ciencia cognitiva, que se relaciona con los superpoderes de los Phantom Thieves, y quiere aprender más de ella para poder ayudar a las personas a superar traumas de su pasado eficazmente y evitarles sufrimiento. Todo lo anterior se consuma en el último arco del juego, donde Maruki, con ayuda de la ciencia cognitiva y tras robar el poder de Yaldabaoth, un dios malvado que se manifestó por los deseos retorcidos colectivos, crea un mundo ideal, donde todos tienen lo que desean y no tienen que sufrir por nada.

Este último arco crea el gran dilema moral de Persona 5 Royal: vivir en un mundo ideal donde todo se te da en la mano o vivir las dificultades de la vida, superarlas, crear tu propia felicidad y cambiar al mundo con tus propias manos.

El choque de ideales entre los Phantom Thieves y Takuto Maruki se da en un clímax que pone la piel chinita a cualquiera que haya tomado el riesgo de invertirle 150 horas al juego. La música refleja ese choque, sacando a relucir lo bien pensado que está el soundtrack para acompañar la historia. Mientras llegas al último cuarto del mundo cognitivo de Maruki suena “I Believe” que representa los ideales de los Phantom Thieves:

 

It’s time to
Bring an end to question
Who will win, it’s us
I used to have that feeling
Premonition of falling short
Now I have no fear since we’re here
To fight it together

[…]

It’s our turn to get back
To grab the future
Which we fully believe
And it’s not given to us
It’s earned

En cambio, durante la última pelea suena “Throw away your mask”, representando los ideales de Takuto Maruki:

 

Don’t sleep through
Dreams that can come true
No more tears shall drop from your cheeks anymore
You won’t need to
Strive for greatness
Believe in me
That you don’t need to suffer from
Anything

You don’t need to make a wrong turn
Just requires guidance from above
We don’t need to have this conflict
Cause I can take you
To the place of delight
Give peace
Of mind
To the whole world

Sin duda Atlus, como los Phantom Thieves, robó los corazones de muchos con Persona 5 Royal que, aunque no es el mejor juego para empezar a jugar la franquicia de Persona, sí atrapará a todos los fans de los RPG’s ahí fuera que aún no lo han probado.

Secretaría de Cultura