Tierra Adentro

admin

0 1172

El camino más claro para entender la novelística de Fernando del Paso es el del escritor que ama el lenguaje a través de la mirada del historiador, del estudiante que abandona las ciencias médicas para dedicarse a narrar con ojo crítico el pasado y la actualidad de la sociedad que habita.
0 1198

A Stephanie Sigman La tarde se acomoda detrás de las palmeras, el sol postra ahí sus codos, bosteza.
0 1572

Hablando del Cangrejo, querido niño… ¿sabías que sus pinzas son así sólo por ti? Su forma es el fruto que cae de un árbol; el árbol sale del amor entre la Gravedad y las curvas del mundo por el que hoy resbalas contento.
0 1274

Tras varios minutos de estar frente al aparador lleno de frascos de diversos tamaños, observando detenidamente el interior del establecimiento, reconoce a otro hombre con la misma ocupación, pero cuya atención se centra ahora en él.
0 1754

Parece irónico pero si lo analizamos, el elemento más representativo del cine de horror mexicano es el humor.
0 1490

Amo el canto del cenzontle pájaro de cuatrocientas voces amo el color del jade.

«Vivencialmente no hay fronteras en las identidades culturales, sino vasos comunicantes en los gustos y sentimientos».
0 1239

Llegó al deportivo con el marro al hombro.

Desde los primeros versos de Caja negra que se llame como a mí de Diana Garza Islas, el lector advierte que se establecen varios juegos.

Para ir leyendo...

LOS FARELLONDES DE LA COSTA CHILENA Tres imágenes de los acantilados de la costa Norte de Chile abren el volumen de 750  páginas que inicia con un diálogo fuera del tiempo entre una ausencia paterna  que nunca responde y que pareciera emanar desde un cielo anterior, aunque presente y una orfandad, la de aquel Little boy que es una de las tantas identidades desde las que hablará el autor del libro quien, como un testimonio de su paso por la Tierra, podría escribir, con letras de luz, en esos farellones contra los que golpea el mar y los cuerpos de los desaparecidos por la dictadura en Chile convertidos en limo y memoria, sus últimos 22 versos de amor, de locura, y de muerte: Cielo abajo Mañana me marcho papá (…).
Secretaría de Cultura