Tierra Adentro

Hiram Ruvalcaba

(Zapotlán el Grande, México, 1988) es narrador, artista y profesor de literatura. Actualmente estudia el Doctorado en Humanidades de la Universidad de Guadalajara. Es licenciado en Letras Hispánicas por la Universidad de Guadalajara e Ingeniero Ambiental por el Instituto Tecnológico de Ciudad Guzmán, además de maestro en Estudios de Asia y África por El Colegio de México. Ha sido becario del Programa de Estímulos a la Creación y al Desarrollo Artístico en Jalisco en la categoría Jóvenes Creadores en 2006 y 2019 y becario del FONCA en la categoría Jóvenes Creadores en 2021. Ganador del Premio Nacional de Narrativa Mariano Azuela, en 2016, del Premio Nacional de Cuento Joven Comala, en 2018, del Premio Nacional de Crónica Joven Ricardo Garibay y el Premio Nacional de Cuento José Alvarado, en 2020, y del Premio Nacional de Cuento Agustín Yáñez, en 2021. Ha publicado los libros de cuentos El espectador (2013), Me negarás tres veces (2017), La noche sin nombre (2018), Padres sin hijos (2021) y el libro de crónicas Los niños del agua (2021).
Ilustración realizada por Rodrigo Llorente
0 242

Hace unos días vi la película 12 angry men, cinta de 1957 que llegó a nuestro país bajo el título de 12 hombres en pugna.
Yotsuya kaidan, por Utagawa Kuniyoshi, 1836. Imagen del fantasma que sale de una lámpara, a la derecha hay un samurái sentado. Obra de dominio público.
0 1141

En Japón, durante el verano, el calor es sofocante.
Viñeta del manga japonés "Astroboy va a la jungla", de Osamu Tezuka.
0 720

Es un amanecer normal, de un lunes normal, en un mes de agosto que cambiará la historia de las guerras.
John Wick, recuperada de Flickr: Craig Duffy, (CC BY-NC 2.0)
0 1032

“That fucking nobody… is John Wick.
0 806

He aquí la gran tragedia de la humanidad: amamos lo que algún día morirá.
0 1883

A casi una década de su lanzamiento, Rick and Morty se ha constituido ya como un referente de la animación.
Portada por Maricarmen Zapatero
0 2132

Me retorcí en agonía, pateé el suelo, grité con fuerza, me arrojé a la tierra, miré al cielo mientras golpeaba mi pecho.
Secretaría de Cultura