Tierra Adentro

Sergio Ernesto Ríos

(Toluca, 1981) Publicó Mi nombre de guerra es albión (2010), Muerte del dandysmo a quemarropa (2012), La czarigüeya escribe (2014), en coautoría con Diana Garza Islas, Obras Cumbres (2014), Brazuca (2015), Quienquiera que seas (2015), Máquina portadora de cabezas (edición digital, 2018). Tradujo del portugués Bruno Brum a ritmo de aventura de Bruno Brum (2017); Droguería de éter y de sombra (2014) de Luís Aranha; Voy a moler tu cerebro (2010), Paranoia (2013) y Oda a Fernando Pessoa (2017) de Roberto Piva; la antología de poetas brasileños nacidos en los ochenta Escuela Brasileña de Antropofagia (2011). Tradujo del inglés con Diana Garza Islas, Una noche, senté a Donald J. Trump en mis rodillas/Y otras teorías estéticas del siglo XXI (2017), a partir de un ejercicio de Chris Rodley. Imparte los talleres de poesía latinoamericana Periferia de Escribidores Forasteros en la Ciudad de México y Toluca. Trabaja en la librería Mi Primer Día en el Salón de la Fama.
0 343

Larga oda a la salvación de Osvaldo esto es el no la cabina cerrada azote diablo arrecia rancio silencio viaducta baba caduco el soplo ahora deviene el ánima tácito todo mondo entre los dientes aquí la vida llena la vida simple la única rancio silencio viaducta baba aquí selvas sintáctico- semánticas no invierno зимы нет cuándo verás al joven svevo todo filigrana y una carretilla llena de / papiros muy ocupado pendiente arriba entre la mordedura de un callejón de / trieste es algo imposible me dices pero yo imagino un cuévano vuelto circuitos de un robot una ciudad robot en piedra el esqueleto del poema en carne magnífica de imagen narraciones amorosas destinados nacimientos neobarrocos как необарокко обреченное двойственности el espíritu en ambiguo declive del destino puerto maremoto terreno minas accidentes tórrido la supuesta panorámica del miedo otra vez destino neoborroso en lodo sprechen ist silbern yo también escribí una novela y ahora me masturbo pensando que el trópico estalla schweigen ist golder falanges de mudos ángeles de lluvia el gran planeta la cisterna frescor de pozo seco bichos tábanos pájaros cortinas id éntico valor plástico anécdota de invisible hilo el lirismo sich ausküssen tolhausen quiero comprar una bicicleta y luego ir adonde estás trabajar abducidos al desorden no es algo espantoso mientras besarse mutuamente hasta quedar completamente satisfechos transitivos muchacho crazy american él decía que era un payaso y repartía periódicos por la mañana ellos despellejaban cadáveres para la facultad de medicina no olvides una identificación no olvides la fosa común no la sal acomedido panacea del páncreas oblata en pendientes cimarronas culpa envinada de carótida en la irriga trampa continuar la especie examinado en una pileta de cloro queloides рубцы quemaduras ожоги tacto amenazado угроза осязанью lepra eléctrica электро проказа voz de cántico ye intla auel nech ijtoa poluto quemaduras ожоги quemaduras ожоги en cínica cinta gástrica el cuerpo verde зеленое тело amoratado in mikatzin poliktok ikin tonally yo escribí historietas tipo el libro vaquero western andrógino esperántico furtivo en confianza maritales con mental estreñimiento hacia los coitos erótico-teatrales duraciones de la lingua esquizofrénica blabeas chasquidos balbuceos de dios entre los hombres in teteo tlachimej in tlajkuilojmej tlakopina kenin kanaj ni kenik panox tlein achiyok solo duré un día celoso de los vagabundos.

Ese muchacho veinteañero que fue El pobrecito señor X cumple cuatro décadas, pero sigue sin volverse un cuarentón, ¿será que es tan descarriado, malcriado o malmandado que a nadie responde y menos al paso del tiempo? Aventuro algunas generalidades: ese apesadumbrado Señor Equis es un post-Efraín Huerta; ambos comparten el asombro frente a lo inmediato, el humor ácido, la ironía y una ciudad para desconocerse entre sus personajes y, por supuesto, esa infatuación terrible que faulea la mente y «las regiones sagradas» —para decirlo con las palabras del ducho Cocodrilo— llamada calentura, sólo que atajarse de la calentura es más terrible debajo de la sombra de la Nueva Galicia.
0 1521

El número 200 de la revista Tierra Adentro dedicado a Fernando del Paso, en su versión impresa, tiene una omisión respecto del primer párrafo del presente texto, escrito por el ensayista y poeta Sergio Ernesto Ríos.
0 1639

Mi pollo abre la boca y no salen muchas cosas Porque Él es Muy Ocupado Y él me gusta Y yo Lo llevo para arriba y para abajo Para el huesito Para Carlón Para Teatro del Parque Y él se queda quietecito quietecito Sólo Esperando la hora de que yo libere mi pleigraund Y él Juega y yo juego Y después el tranca la boca y no sale mucha cosa NingunaGota Ni el humo Ni un descuido, una tos, un asco, una barriga llena El grifo Flojo Él queda con la piel de quien tiene la piel como la piel de una persona que vive en el sertón Después Él me mira vuelto un joto Vuelto un perro Sudado Que observa un pollo rostizado después de ver un pollo vivo Y yo lo miro y doy Gracias a Dios porque lo que no falta es comida Ni hambre Ni Poesía Traducción de Sergio Ernesto Ríos.
0 1088

“La poesía es la palafrenera de la Música.

Para ir leyendo...

0 155

Odio los bailes de quince años, las fiestas con globos, todas las kermesses, las tandas, las pirámides de Amway, los mensajes grabados de los bancos y las ventas de garaje, las reinas de la primavera y los peinados de salón.
Secretaría de Cultura