Tierra Adentro

Xitlalitl Rodríguez Mendoza

399068_321529091242417_100001559851727_892777_1855549154_n
(Guadalajara, 1982) es poeta. Su libro más reciente, Jaws [Tiburón], obtuvo el Premio Nacional de Poesía Ignacio Manuel Altamirano en 2015.
0 307

  David Foster Wallace es un autor que hay que leer, aunque nadie sepa decir por qué.

Plaga serena, de Iván Ballesteros (Hermosillo, Sonora, 1979), publicado por la editorial tapatía Salto Mortal, es un libro de relatos que todos deberíamos tener a la mano porque vamos a necesitarlo.

Como poeta consciente de lo que su trabajo debe ser, he llevado El pobrecito señor X a cuantos se me han puesto de modito a lo largo de unos quince años.
0 1099

«Entonces recordé al escritor convertido en cucaracha y se me ocurrió una excusa: "Señoritas entrevistadoras: ésas no son cucarachas, son unos amigos escritores, justo hablábamos de la literatura checa».
0 3511

Charles Simic visitó México a propósito de los festejos por el centenario del nacimiento de Octavio Paz.
0 2997

  Parque Morelos, territorio inhóspito.
0 2370

Así se ve Guadalajara en bici Galeanas, primaveras, jaracandas.

Historias de cronopios y de famas es un libro tetrágono o tetrápodo y sus cuato caras o pies son “Manual de instrucciones”, “Ocupaciones raras”, “Material plástico” y la homónima “Historias de cronopios y de famas”.
0 1603

La poesía implica ruptura del lenguaje y, por lo tanto, violencia.

Para ir leyendo...

LOS FARELLONDES DE LA COSTA CHILENA Tres imágenes de los acantilados de la costa Norte de Chile abren el volumen de 750  páginas que inicia con un diálogo fuera del tiempo entre una ausencia paterna  que nunca responde y que pareciera emanar desde un cielo anterior, aunque presente y una orfandad, la de aquel Little boy que es una de las tantas identidades desde las que hablará el autor del libro quien, como un testimonio de su paso por la Tierra, podría escribir, con letras de luz, en esos farellones contra los que golpea el mar y los cuerpos de los desaparecidos por la dictadura en Chile convertidos en limo y memoria, sus últimos 22 versos de amor, de locura, y de muerte: Cielo abajo Mañana me marcho papá (…).
Secretaría de Cultura