Tierra Adentro
rta73-74_big

Revista Tierra Adentro núm. 73-74

Varia
Septiembre-diciembre de 1994
112 pp.

 
Tierra Adentro cumple veinte años de existencia, tiempo en el que, fiel a su vocación, ha publicado un enorme número de autores, escritores y artistas plásticos, tanto en su primera época (16 años, 46 números) como en su segunda época, con la deliberada intención de difundir a los creadores jóvenes de los estados de la república, con otro formato y mayor continuidad (cuatro años, 27 números, incluyendo tres especiales). Para este número doble hemos convocado escritores próximos a la revista, autores jóvenes que habiendo publicado ya en número anteriores aprovecharon dicho impulso para consolidar su presencia entre las nuevas voces , así como plumas que publican por vez primera en un “reunión” que quiere ser eso justamente, una reunión renovada a lo largo de estos veinte años número a número, texto a texto, dibujo a dibujo, colaboración a colaboración, en el trabajo a veces secreto de redactores, diseñadores, impresores, tipógrafos, encargados de ventas, libreros, distribuidores, administradores, etc. Entre el autor y el lector media un proceso, fruto del trabajo conjunto de un equipo, que ha permitido en los últimos cuatro años aparecer puntualmente ante el público cada bimestre. Vale la pena hacer de lo que ha significado Tierra Adentro, hoy que por una lógica ajena al arte debemos cerrar este ciclo.

Cada época adquirió características propias. Durante la primera, se enfrentaron serias limitaciones. Sin embargo, el esfuerzo fue encomiable, pues se dio un medio frecuentemente hostil a su desarrollo: el centralismo.

A partir de 1990, con la aparición del número 47, la revista cambio de formato, creció en número de páginas e incluyó algunas (un mínimo de ocho) en color dedicadas a las artes plásticas; en general, multiplicó las metas de 16 años en sólo cuatro. Para ello fue importante la integración de un consejo editorial representativo de diversas regiones, generaciones, tendencias y disciplinas. Durante esta nueva época se planteó la publicación de trabajos inéditos, exclusivamente, tanto de los jóvenes creadores como de aquellos ya experimentados, tanto en los textos como en las fotografías, dibujos, pinturas y esculturas que se publicaron por vez primera en las páginas de la revista.

Con un tiraje de 4,000 ejemplares en su segunda época, se le dedica mayor atención a la distribución comercial, a la institucional y de prensa, así como a la difusión en el extranjero. La revista adquiere un carácter nacional y se encuentra a la venta en todo el país. Se plantea un sistema de trabajo con números monográficos, con temática anticipada anualmente y se turnan invitaciones a las Casas de Culturas e Institutos Regionales. Algunos de los temas tratados han sido la narrativa del desierto, el mar, el teatro mexicano, la escultura hoy, los trópicos, las revistas independientes, etc.

Tierra Adentro ha publicado en la segunda época, que concluye trabajos inéditos de más de quinientos escritores y de 200 artistas plásticos, la gran mayoría jóvenes del interior de la república.

En esta época se solicitaron textos inéditos a autores reconocidos —tales como José Balza , Juan Bañuelos , Rubén Bonifaz Nuño, Federico Campbell, Gerardo Cornejo, Elsa Cross, Gerardo Deniz, Fernando Ferreira de Loanda, Margo Glantz, Luis González y González , Hugo Gutiérrez Vega, Lêdo Ivo, Jaime Labastida, Eduardo Lizalde, Ángeles Mastreta, Margarita Michelena, Enrique Molina, Agustín Monreal, Carlos Montemayor, Álvaro Mutis, Elías Nandino, José Emilio Pacheco, Sergio Pitol, Luis Arturo Ramos, Fernando Sánchez Mayáns, Víctor Sandoval, Tomás Segovia, Ramón Xirau, Eraclio Zepeda, entre otros— que acompañan a los de varias generaciones más jóvenes: Del mismo modo han participado artistas plásticos de la trascendencia de Jose Luis Cuevas, Francisco Icaza, Magali Lara, Gustavo Pérez, Ricardo Salazar, Sebastián, Juan Soriano, Francisco Toledo, Alfredo Zalce y —con obra plástica— los escritores Marco Antonio Montes de Oca, Fernando del Paso y Ludwig Zeller, junto a autores emergentes premiados en la bienales nacionales , becados por el FONCA, o por el INBA, que constituyen un muestrario de la actividad pictórica del país.

Entre los poetas, narradores, críticos, pintores, escultores, grabadores y fotógrafos de distintas generaciones, cuyos trabajos son de calidad tal que les han valido, premios, becas, publicaciones y demás reconocimientos importantes, podemos mencionar a Luis Vicente de Aguinaga, María Baranda, Carmen Boullosa, Jorge Bustamante García, Agustín Cadena, Rosina Conde, Luis Cortés Bargalló, Raúl Antonio Cota, Adriana Díaz Enciso, Roxana Elvridge, Jorge Fernández Granados, Alfredo García Valdés, Jesús Gardea, José Homero, Eduardo Hurtado, Ernesto Lumbreras, David Martín del Campo, Leonardo Martínez, Carrizales, Dante Medina, Mauricio Montiel, Myriam Moscona, Pedro Ángel Palou, Eugenio Partida, Gerardo Porcayo, Gilberto Prado Galán. Agustín Ramos, Luis Eduardo Reyes, Daniel Sada, Severino Salazar, Hugo Salcedo, Francisco Segovia, José Javier Villarreal; entre los artistas plásticos sobresalen Lourdes Almeida, Jordi Boldo, Estrella Carmona, Rogelio Cuéllar, Felipe Ehrenberg. EKO, Carlos Gutiérrez Angulo, Juan Bernardo Kühen, Maritza López, Javier Manrique, Manuel Marín, César Martínez, Eniac Martínez, Juan Sánchez-Juárez, Patricia Soriano, Diego Toledo, Carlos F. Vargas Pons, Begoña Zorrilla y los artistas participantes en los Encuentros Nacionales de Arte Joven y el Gran Premio de Arte Popular.

La actividad generada por la segunda época llevó a nuevas actividades ligadas a la revista, concitó un interés tanto de los lectores como de los escritores y artistas plásticos, observándose la necesidad de ampliar las perspectivas de difusión y publicación. Como consecuencia de esta actividad surgió el Fondo Editorial Tierra Adentro, que alcanzo 101 títulos publicados, entre los cuales se cuentan varios premios nacionales y estatales, autores becados y libros que han llamado poderosamente la atención de la crítica. En el Fondo Editorial se dio a conocer la nueva literatura y estimuló la creación acercándola al público lector. El FETA alcanzó una presentación editorial de notable calidad en el diseño y una acuciosidad editorial que se reflejó en la respuesta de los lectores, agotándose pronto algunos de los títulos, entre los cuales destacan las antologías de poetas y narradores de Tierra Adentro, Más allá de lo imaginado (I, II y III), Teatro Joven de México (I y II), Escritores Indígenas (I y II).

También se creó un sistema de apoyo a la edición de revistas literarias independientes de los estados, con lo que se fomentan los movimientos culturales, artísticos y literarios en las más diversas regiones del país. Esta convocatoria tuvo una inusitada respuesta (en la convocatoria de 1993 hubo 117 revistas concursantes de 56 ciudades, y en los años anteriores un promedio de 80).

Las actividades de las publicaciones de los escritores del interior fueron registradas en un catálogo de revistas independientes que. A finales de 1992, dio cabida a 70 de ellas con su ficha técnica y la reproducción de la portada del número más reciente, convirtiéndose dicho catálogo en instrumento de conocimiento entre las propias revistas y los escritores que en ellas participan.

Con la Asociación Mexicana de Ciencia Ficción y Fantasía se acordó la realización del concurso anual para los escritores que cultivan el género. Nació así el premio Kalpa de Ciencia Ficción, que actualmente va en su tercera edición.

Se crearon espacios televisivos que en su momento maduraron como un programa semanal de 50 minutos para la Red Nacional de Canal 13 llamado “Creadores de Tierra Adentro”. Las propuestas literarias de los jóvenes del interior de la república se difunden a través de la transmisión del programa semanal de radio “Tierra Adentro”, de media hora de duración, la cual llegará a tres años en diciembre, en cuyos programas se ha divulgado ya fragmentos de la obra de 162 autores. La revista Tierra Adentro ha dado una difusión promoción adecuadas a cada uno de sus números, fundamentalmente a través de tiempos oficiales de RTC, la Red Nacional de Canal 13, las frecuencias del Instituto Mexicano de la Radio (IMER) y Radio Educación, así como los medios impresos del CNCA. La revista Tierra Adentro en su segunda época adquiere en la conjunción de los distintos proyectos generados alrededor suyo, las características de un programa multimedia, en donde la literatura impresa se conjuga con la imagen, el radio se conjuga con las exposiciones y presentaciones de libros , la asistencia a ferias, la elaboración de promocionales, carteles, anuncios y mesas de discusión , creando un abanico de posibilidades para los jóvenes creadores, con un carácter hasta ahora desconocido.

Como parte del festejo de aniversario esta reunión trae un regalo, el índice general de la revista Tierra Adentro del número 1 al 74, que será un instrumento esencial de trabajo para el investigador y una guía muy práctica para el lector.

Todo lo hecho no habrá sido posible sin contar con la respuesta de la crítica y el público. A lo largo de estos años se han dado diversas reacciones, elogios, críticas, señalamientos, y hasta el Premio Nacional de Periodismo 1992 en divulgación cultural, para la revista y su director , lo que la ha retroalimentado y permitido verse desde afuera, tomar conciencia de errores, mejorar los aciertos , ampliar su capacidad de influir en la joven literatura mexicana, dar espacios de calidad inédita a los artistas plásticos noveles, multiplicar los canales de difusión —Fondo Editorial, programas y promocionales de televisión y radio—, instrumentar el apoyo a revistas independientes , llevar a cabo exposiciones , presentaciones, mesas redondas.

En la segunda época de Tierra Adentro se ha querido hacer permanente fiesta alrededor de la literatura y el arte, puertas abiertas a voces nuevas surgidas de distintos lugares del país, en fin, una reunión a la que no hemos dejado de invitar a nadie y que esperamos siga recibiendo en sus páginas a los huéspedes que llegan por vez primera, a los que ya conocen la dirección, a los que se acerquen atraídos por la algarabía. Ante todo, deseamos que las páginas de Tierra Adentro continúen plurales y acogedoras, siempre hospitalarias como toda reunión con otros anfitriones. Por ahora, para nosotros, esta fiesta ha terminado…Gracias por habernos acompañado.

Secretaría de Cultura