Tierra Adentro
rta82_big

Revista Tierra Adentro núm. 82

Las regiones de México: El Sur
Octubre-noviembre de 1996
80 pp.

 
El sur de la República Mexicana es una de las regiones de mayor riqueza o diversidad natura, étnica y cultural del país –tan solo en Oaxaca, por ejemplo, se hablan veinte del alrededor de sesenta lenguas vivas originarias de México. No una sino varias culturas dibujan en esta tierra un mosaico polícromo y abigarrad. Sin embargo, cómo o descubrir en él los acentuados perfiles, los rasgos de un rostro, si no único, sí reconocible en la multiplicidad de sus facetas: artes, lenguas, tradiciones, colores, formas, de común ascendencia y de parentesco indudable.

No es extraño así que en el sur hayan surgido hombres que, en su vigorosa individualidad, parecen proceder de una misma gran familia: Guerrero y Juárez, Tamayo y Toledo, Altamirano y Henestrosa. El último, Andrés Henestrosa, preside esta reunión   de ideas e imágenes del sur de México. El escritor cumple noventa años y su prosa y sus ideas siguen tan jóvenes como cuando publicó su primer libro. Él simboliza, asimismo, esa dialéctica cultural de México que, a lo largo de los siglos y también hoy, ha dado, al resolverse, en síntesis, tantos admirables frutos.

Sea el nombre que en este número rendimos al escritor oaxaqueño por sus noventas años el punto de partida de un viaje en múltiples direcciones: el arte popular, la creación literaria en lenguas indígenas, la pintura y la literatura contemporáneas, las tradiciones ancestrales y el arte y la literatura de las más recientes generaciones.

Al igual que en sus entregas anteriores dedicadas a las grandes regiones del país, Tierra Adentro refleja ahora esa confluencia de pasado y presente, tradición y modernidad, colectividad e individualidad, presente de manera inevitable en toda realidad cultural, sin otro afán que ser un eco de la vitalidad de una en particular: la del sur de México.

En esta ocasión, testimoniamos nuestro agradecimiento al Instituto de Cultura del Estado de Morelos, al Instituto Oaxaqueño de las Culturas y al Instituto Guerrerense de Cultura, por su invaluable colaboración, que hace que la voz y la imagen de Morelos, Guerrero y Oaxaca lleguen hasta estas páginas y a sus lectores en los diversos puntos del país.

Secretaría de Cultura