Tierra Adentro
rta85_big

Revista Tierra Adentro núm. 85

Los niños y la cultura
Abril-mayo de 1997
80 pp.

 
Ha escrito Octavio Paz que “nuestra literatura, como nuestro arte, está llena de balbuceo, de las revelaciones y de las inepcias de los niños”, pues la creación y la contemplación de la obra artística parecen prolongar en nosotros las prodigiosas “inepcias”, las omnipotentes torpezas, las sensaciones, el sentido de la belleza y la fructuosa entrega al juego de la infancia.

El arte, la cultura en general, son adquisiciones infantiles, y nadie más apto para aproximarse a ellos, para recrearlos y producirlos, que los niños.

En su espacio despliegan los niños su imaginación y su libertad y descubren la tierra a la que pertenecen. Alas para reconocer y recrear el mundo, pueden ser también sus raíces para abrazar y hacer suyo un suelo.

“Alas y Raíces a los Niños” es el nombre del nuevo esfuerzo que se realiza en el país para dar a la cultura de la infancia mexicana el aliento que necesita: la necesaria y estrecha unión con los diferentes ámbitos de la educación; el ofrecimiento de espacios, actividades y herramientas múltiples para que los niños ejerzan su creatividad y desarrollen su capacidad de apreciación; el compromiso de padres, maestros, creadores artísticos, científicos y divulgadores culturales de unirse para procurar mejores condiciones y oportunidades de encuentro de los niños mexicanos de la cultura.

Esta es una ventana abierta a los sentidos y caminos innumerables de este esfuerzo, posible gracias al interés y la valiosa contribución de la Coordinación Nacional de Desarrollo Cultural Infantil del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

Secretaría de Cultura