Tierra Adentro
rta104_big

Revista Tierra Adentro núm. 104

Nueva narrativa
Junio-julio de 2000
96 pp.
 

Ha dicho Carlos Fuentes que nuestra modernidad no ha tenido forma más expresiva que la narrativa (el cuento, la novela) para demostrar, a un tiempo, su adhesión a la historia y su transformación de la historia: su confirmación de la experiencia personal y su rebeldía contra todo lo que la limita. “La voz narrativa –enfatiza- contribuye a que seamos sujetos activos y no objetos pasivos de la historia”.

Como parte de una de las más vigorosas tradiciones de nuestra cultura, la narrativa mexicana del siglo XX ha dado frutos maduros en los talentos indiscutibles de Mariano Azuela, Martín Luis Guzmán, Rafael F. Muñoz, José Vasconcelos, Nellie Campobello, Agustín Yáñez, José Revueltas, Juan Rulfo, Elena Garro, Juan José Arreola, Rosario Castellanos, Inés Arredondo, Carlos Fuentes, Fernando del Pao, Jorge Ibargüengoitia, Ricardo Garibay, Sergio Pitol, José Agustín, José Emilio Pacheco, Elena Poniatowska y muchos más que componen un paisaje intelectual y emotivo no sólo vasto sino también múltiple y diverso.

Las trascendentes obras de estos y otros escritores han trazado caminos señalado rumbos y, en su momento, rompieron o respetaron los moldes tradicionales de nuestra historia narrativa que, incesantemente, se ha ido revitalizando hasta llegar a nuestros días, en pleno fin del XX y en los inicios de un nuevo milenio, con las propuestas de nuevos autores que serán, sin duda, las que trazarán los rumbos de la narrativa mexicana del siglo XXI.

Tierra Adentro ha convocado a diversos especialistas en la materia, entre estudiosos y creadores, para entregar al lector una muestra no tanto exhaustiva como ilustrativa y reveladora de los nuevos caminos de la narrativa mexicana, es decir de los rumbos de las generaciones que surgieron, literariamente, en las últimas tres décadas del siglo XX.

Congruentes con su época, los nuevos narradores mexicanos proponen, para el presente y hacia el futuro, estéticas y búsquedas que confieren singularidad a las letras nacionales.

Cada vez más inserta en el espacio universal de la literatura contemporánea, la narrativa mexicana muestra, con su vigoroso pasado y con sus nuevos protagonistas, una vitalidad que va más allá de las fronteras y de la lengua española.

A la muestra de reflexión y de creación en torno de la nueva narrativa mexicana, se añade, como complemento justo, un mínimo homenaje al escritor chihuahuense recientemente fallecido Jesús Gardea (1939-2000), uno de los precursores de la nueva literatura del norte del país que hoy goza de un feliz auge y constituye un ejemplo de la mejor narrativa contemporánea de México.

Secretaría de Cultura