Tierra Adentro
rta105_big

Revista Tierra Adentro núm. 105

Fotografía contemporánea
Agosto-septiembre de 2000
80 pp.
 

“El arte implica dos libertades —dijo en alguna ocasión el gran fotógrafo mexicano Manuel Álvarez Bravo—: la creadora, del artista, y la libertad de interpretación por parte del público”.

A lo largo de nuestra historia cultural, estas dos libertades son las que le han otorgado a la fotografía su extraordinaria dimensión artística, a la vez que su carácter irrenunciable de exacto testimonio de la realidad y el imaginario de su tiempo.

En estas dos libertades, que son también las dos partes indispensables del diálogo cultural (la del creador y la del espectador), se funda el interés del presente número de Tierra Adentro, dedicado a la fotografía contemporánea de nuestro país.

Atendiendo a la actualidad del quehacer cultural de México, junto con una selección de obras de fotógrafos contemporáneos se ofrece también a los lectores una serie de textos críticos y de testimonios reflexivos, tanto de creadores como de especialistas teóricos en la materia.

El resultado es un examen plural y diverso del rico fenómeno de la fotografía mexicana que —entre los lenguajes y los recursos de la tradición y la experimentación— ha incorporado, en los últimos años, nuevas herramientas y nuevas tecnologías para adecuar sus propuestas a un nuevo siglo.

Cabe advertir que los materiales creativos, críticos y reflexivos que en estas páginas se ofrecen tienen el propósito de constituirse en una muestra más representativa que exhaustiva del nuevo arte fotográfico.

Agradecemos públicamente al destacado crítico y curador José Antonio Rodríguez, coordinador, en este número, del cuerpo de colaboradores y colaborador él mismo, su entusiasmo —no reñido con el rigor—, así como su amplio y profundo conocimiento de la fotografía mexicana, ámbito que es hoy uno de los más dinámicos, complejos y de mayor proyección en la cultura nacional.

Asimismo, nuestra gratitud a los fotógrafos por las facilidades brindadas para la reproducción de sus obras, y al Centro de la Imagen que generosamente prestó sus instalaciones para llevar a cabo el ejercicio colectivo de reflexión en torno de la fotografía mexicana de hoy.

Secretaría de Cultura