Tierra Adentro
rta114_big

Revista Tierra Adentro núm. 114

Ciencia ficción y nuevo siglo
Febrero-marzo de 2002
96 pp.
 

Cuando cerrábamos la edición de este número de Tierra Adentro, falleció en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, uno de los mayores maestros de la imaginación y la escritura del siglo XX mexicano: Juan José Arreola, a quien nuestra revista rindió homenaje hace tres años, con motivo de sus primeros ochenta. Iniciador de los más tarde prolíficos talleres literarios, Arreola se distinguió no sólo por la excelente factura de su obra literaria, sino por el apoyo desinteresado a los escritores de su generación y, sobre todo, a los de las siguientes: los nombres de Vicente Leñero, José Emilio Pacheco, Sergio Pitol, José Carlos Becerra, Eduardo Lizalde, José de la Colina, Carlos Monsiváis, Alejandro Aura o José Agustín –por mencionar solamente algunos- mucho deben, como han reconocido, a las enseñanzas del maestro zapotlense.

Y como si fuese un homenaje preparado para tan lamentable pérdida, además del tema elegido para el presente número, la edición inicia con un poema inédito de José Emilio Pacheco, a confesión propia (ver Tierra Adentro, núm. 93) amanuense de Arreola para la confección de Bestiario –uno de los cinco libros fundamentales del maestro- y él mismo, Pacheco, uno de los escritores vivos más prestigiados de nuestro país, tanto por su poesía, su narrativa y su puntual y acucioso periodismo cultural como por sus investigaciones, conferencias y ensayos.

Continúa nuestra edición con una verdadera cátedra sobre el tiempo de la maestra, ensayista y narradora Angelina Muñoz-Huberman, gozoso preludio para la sinfonía que preparamos sobre la actualidad de la ciencia ficción en México, orquestada por nuestro director huésped, el narrador tamaulipeco Guillermo Lavín, desde su natal Ciudad Victoria.

Además de leerlo y releerlo, ¿qué mejor homenaje para Juan José Arreola que ofrecer una radiografía sobre esta generosa veta de la escritura de la cual es uno de sus maestros fundadores? Literatura fantástica o ciencia ficción. Ensayistas, narradores y poetas se unen en estas páginas para tejer un panorama donde la imaginación y la visión del futuro se hermanan en los inquietantes planteamientos de Mario Bellatin, en los cuentos de José Luis Zarate, Gerardo Horacio Porcayo, Gerardo Sifuentes y Marcos Rodríguez Leija, entre otros, y dos ensayos, uno donde Gabriel Trujillo establece el origen y el estado actual de la ciencia ficción en México, agregando sus diez libros preferidos sobre el tema, y el otro un estudio breve y preciso sobre el Islam y la ciencia ficción, de Ramón López Castro.

En los encartes a color, contamos con la presencia radical de Manuel Felguérez, precedida por una ágil y memoriosa entrevista realizada al artista zacatecano por Masha Zepeda; la de cuatro jóvenes estudiantes de La Esmeralda con su obra interactiva comentada por Arturo Rodríguez Döring y una muestra de las fotografías digitales del joven morelense Ernesto Ríos.

José Kozer nos visita en “De tierra a tierra” con un poema. En el apartado de traducción, un cuento fantástico o cienciaficcionero del narrador suizo Peter Bichsel y en el recuento de las revistas literarias Ricardo Venegas nos narra la historia de MalaVida. En Fraguas, José Luis Velarde nos habla de librerías y soledades; Alejandra Gilling expone los quehaceres del Centro Multimedia del Centro Nacional de las Artes, y Federico Shaffler, antologador de los tres tomos de Más allá de lo imaginado, nos platica de más allá de su trabajo. Y al final —página 96, ya crecimos dieciséis más—, una hoja en blanco para sus puntos de vista.

Secretaría de Cultura