Tierra Adentro
rta97_big

Revista Tierra Adentro núm. 97

Baja California. Cultura y frontera
Abril-mayo de 1999
80 pp.
 

En sus favores celestiales (1706), el misionero jesuita Francisco Eusebio Kino (1645-1711) escribió: “He descubierto con toda individualidad, certidumbre y evidencia con la aguja de marear y astrolabio en la mano, que la California no es isla, sino península o itsmo, y que 32 grados de altura hay paso por tierra a dicha California, y que sólo hasta allá cerca llega el remate de la mar de la California”.

Ello habla de que, hasta hace poco menos de trescientos años, la California era tierra incógnita. La conquista española que abarcó el altiplano de México y se extendió por el sur, en la primera mitad del siglo XVI, se demoró hacia el norte, pese a las múltiples expediciones y los varios intentos de colonización. Fueron las misiones jesuitas, a fines de siglo XVII y los primeros dos tercios del CVIII, y las franciscanas (7168-1771), las que llevaron a cabo propiamente el proceso de exploración y colonización de ese vasto y rico territorio que hace medio siglo Fernando Jordán bautizó, en un célebre libro, como “El otro México”, enfatizando el carácter, hasta cierto punto ignorado, de esta región.

En el imaginario español de los primeros años del silo XVI, la California era “ínsula de rocas y bravas peñas” donde abundaba el oro y la vida era como en el Paraíso Terrenal. Fernando Jordán describió, en el siglo XX, una riqueza diferente del oro: la riqueza histórica y cultural de una de las regiones más singulares de nuestro país.

Una parte importante de dicha región es la que constituye el actual estado de Baja California; el estado 29 de la federación, erigido como tal en 1952. Un estado que, con su historia y su identidad, ejemplifica la cultura nacional fronteriza, en diálogo con los Estados Unidos de América.

En este número, Tierra Adentro abre sus páginas a la riqueza histórica y cultural de Baja California, poniendo énfasis en las manifestaciones literarias y plásticas de algunos de sus relevantes exponentes, así como de otros delas nuevas generaciones.

Siendo ésta una muestra de tanto exhaustiva como reveladora del acontecer cultural, con motivo de Día Internacional de la Mujer, conmemorando el 8 de marzo, y haciendo eco de los programas y actividades que lleva a cabo la Comisión Nacional de la Mujer, conmemorando el 8 de marzo, y haciendo eco de los programas de actividades que lleva a cabo la Comisión Nacional de la Mujer, hemos querido destacar la sobresaliente creación femenina bajacaliforniana, a manera  también de ejemplo de la gran participación de las mujeres en el desarrollo cultural de México.

Agradecemos profundamente, en la realización de este número, el apoyo que nos brindó el Centro Cultural Tijuana (CECUT) y su director Alfredo Álvarez Cárdenas, así como las Universidad Autónoma de Baja California.

Secretaría de Cultura