Tierra Adentro

Alacena

El blog de la Redacción de Tierra Adentro.

Ilustración de L. Ham

La década de los ochentas forjó muchas de las bases sobre las cuáles se construiría la cultura LGBTQ+ del siglo XXI. Hasta cierto punto, el debate en torno a la homofobia se volvió mundial, imbuido por un contexto de miedo e ignorancia: la epidemia de SIDA marcó profunda y temporalmente la década (el primer diagnóstico clínico ocurrió en 1981), por la discriminación que generó, pero también por la solidaridad que hubo en respuesta.

A casi cuarenta años del comienzo de los 80s, el paisaje es diferente, pero familiar: si bien ciertos países, ciertas ciudades, ciertas formas de vida han avanzado significativamente las problemáticas a las que se enfrenta la comunidad, todavía queda mucho trabajo. Llámese Rusia, Uganda o Provincia Mexicana, la homofobia sigue viva, coleando y no tan escondida. 

En 1988, se instauró en Estados Unidos que el 11 de octubre se celebraría la “salida del armario”. La celebración se pensó como un recurso para combatir la homofobia: si lo personal es político (y lo es), el hecho de que yo viva una vida abiertamente como persona LGBT+ ya es luchar contra los prejuicios y contra la ignorancia. 

El armario, sin embargo, presenta problemas: estar en el clóset significa estar necesariamente en un espacio que no es el de todxs lxs demás. Es la Otredad, es la alienación conceptual. Más allá de  eso, el armario es dolor en diferentes grados.

En el espíritu de generar un espacio de discusión, Tierra Adentro realizó tres preguntas a cinco miembrxs de la comunidad LGBTQ: ¿a qué edad saliste del clóset?;¿cuál fue tu proceso?; y ¿qué piensas del clóset?

Si bien las respuestas que se presentan son variadas, una cosa queda clara: no hay una forma correcta o incorrecta para salir del armario, y todavía hace falta trabajo para evitar el dolor que rodea esta salida, este segundo parto. Pero no es nada que todxs juntxs no podamos hacer.

Irving Cabello. Marcha LGBT+ 2019 en Ciudad de México.

Irving Cabello. Marcha LGBT+ 2019 en Ciudad de México.


M:

¿A qué edad saliste del clóset?

Salí dos veces del clóset. 

La primera como lesbiana a los 15 años, la segunda como hombre trans a los 18.

¿Cómo fue tu experiencia?

 

La primera sólo la hice con mi mamá, fue bastante cálida y comprensiva, me apoyó a descubrir si era realmente lo que sentía o solo era confusión. En ningún momento trató de “quitarmelo” o convencerme de lo contrario, sólo quería que yo estuviera seguro.

La segunda, fue mil veces más complicada, fui saliendo como hombre trans poco a poco, empezando por mis amigos y al final, con toda mi familia, TODA.

Afortunadamente ninguno de ellos tuvo una reacción negativa o despectiva hacia el tema. Fui muy afortunado al recibir apoyo incondicional de todos, el miedo de decirlo iba disminuyendo cada vez más hasta que al final junté la seguridad necesaria para decirle a mi familia. Todo fue más fácil al saber que tenía apoyo.

¿Qué piensas del concepto cultural que tenemos del “clóset”?

 

Creo que nadie debería salir del clóset, porque NO DEBERÍA EXISTIR ningún clóset. Nadie debería tener la necesidad de elegir un día especial para salir sin miedo y presentarse al mundo tal y como es. En ese caso nuestro clóset debería ser la vagina de nuestra madre. 

Todos merecemos experimentar esa libertad de “ser” desde pequeños. Sin opresión, sin prejuicio, sin encasillarnos. Todos somos humanos y somos tan diversos como la misma naturaleza. ¿Por qué no celebrar esa diversidad humana así como lo hacemos con todas las especies de plantas o animales? Diversidad es igual a belleza.


L:

¿A qué edad saliste del clóset?

 

No sé bien a qué edad fue, pero iba en segundo de secundaria. Digamos que, más bien, me sacaron del clóset.  Otras bajaron la mirada. Si tengo que ponerlo en un número, diría a los 15 años.

¿Cómo fue tu experiencia?

Fue curioso. Antes de que yo asimilara cualquier realidad en mí –si es que alguien puede asimilar algo a esa edad– me sacaron “del clóset” justo después de cortarme el cabello. Una maestra empezó a platicar con mis amigas para que tomaran precaución, pues decía que yo era lesbiana. Luego me llevaron a la oficina del director porque las madres de familia (digo madres porque sólo aceptaban mujeres en esas juntas) comentaron que yo acosaba a sus hijas en el baño. Entre todas esas voces y gritos de niños a la hora del “recreo”, evidencié que en efecto me gustaban las mujeres. Y no es que me hayan empujado elles a conocerme, pero quizá sí empujaron la palabra, la duda. Y, en efecto, me gustaban las mujeres. Así que gracias.
Hablé con mi familia días después (mi mamá y mis dos hermanas), quería que lo supieran por mí. Mi hermana más grande, al decirle que no era lo “normal”, me dijo que eran sólo personas, que todo estaba bien. Me abrazó. Luego mi mamá bajó la mirada, me dijo que fuéramos con un psicólogo. Mi hermana pequeña se metió al baño a llorar, me dijeron que no tenía la edad para saber esas cosas.

¿Qué piensas del concepto cultural que tenemos del “clóset”?

 

Pienso que el clóset no sería necesario si las personas supieran aceptar a las demás. Por el momento, el clóset es en donde queda lo que a lxs demás les gustaría ver guardado siempre.


 

E:

¿A qué edad saliste del clóset?

 

No sé qué se considere “salir del clóset”. No sé si significa decirle a tus amigxs, a tus padres, o al mundo de Facebook, en el que hoy en día se comparte tanta información. Recuerdo que un día llegué a casa de la universidad y decidí que quería maquillarme y que finalmente me sentía lo suficientemente segurx para hacerlo. Antes de eso ya me había comenzado a replantear varias cosas.

¿Cómo fue tu experiencia?

 

Identificarme como no-binarix, o identificarme como bisexual siempre me hizo sentir como si fuera una salida a medias. Mis papás todavía no lo entienden del todo; me preguntaron si era gay, y creo que eso hubiera sido más fácil de aceptar. Pero he notado su apoyo, su intento por comprenderme, y aprecio muchísimo el hecho de que pueda tener ese tipo de conversaciones con ellxs, que para muchísimas personas ni siquiera es una opción.

¿Qué piensas del concepto cultural que tenemos del “clóset”?
Pienso que la cultura del “clóset” reafirma una supuesta “normalidad” que ni es normal ni es de todxs. Sólo se sale del clóset cuando no eres hetero, y creo que eso nos orilla a escondernos por mucho más tiempo. Es decir, nunca nadie dice “soy hetero”, sino que todo mundo asume que así es hasta que digas lo contrario. Y lo peor es que al final nos escondemos de nosotrxs mismxs. Al final es nuestra vida la que no disfrutamos por culpa de la imposición social del clóset.

Fotografía de Irving Cabello durante la marcha LGBTTTIAQ+ 2019

Fotografía de Irving Cabello durante la marcha LGBTTTIAQ+ 2019


 

F:

¿A qué edad saliste del clóset?

 

Creo qué hay tres momentos que marcaron mi “salida”. El primero fue cuando tenía 13-14 y le dije a mis amigxs y un par de primxs. Iba en la prepa y tuve la fortuna de que  nunca me sentí rechazada por ningunx de ellxs. El segundo fue con mi mamá, ella me preguntó si “estaba confundida con mi sexualidad”. El tercero fue con mi papá. Un día me enteré de que le había dicho a toda mi familia que me gustaban las mujeres, aunque yo no sabía que él sabía. Fue un alivio la verdad.

Pero la verdad es que se siente como si nunca acabarás de salir del closet. A veces siento que vivo justificándome porque no estoy con un hombre.

¿Cómo fue tu experiencia?

 

Crecí en León y desde muy pequeña estaba consciente del estigma que cargaban las personas disidentes. Creo que tuve dos sentimientos muy fuertes por mucho tiempo, el primero era vergüenza, la sentía con mi familia, me sentía avergonzada de estar enamorada de alguien que yo pensaba ellxs nunca aceptarían.

El segundo era miedo, tenía miedo de ser atacada en la calle si caminaba de la mano con una mujer.

¿Qué piensas del concepto cultural que tenemos del “clóset”?

 

Es una mierda, nadie debería justificar, explicar o pedir perdón por quienes son o con quienes se relacionan sexoafectivamente.

 


V:

¿A qué edad saliste del clóset?

Fue un proceso paulatino, pero salí “tarde”. No tarde en comparación del resto de mi generación (tengo 37 años y el más afeminado de mi salón ya está casado con una mujer), pero sí respecto a las generaciones siguientes y respecto a mis expectativas sobre mí mismo.

Pero, dramas aparte, empecé a salir del clóset a los 19 años y a los 22 les dije a mis papás.

 

¿Cómo fue tu experiencia?

Tuve la enorme suerte de que mis amigos no fueran imbéciles, así que cuando les dije que era gay no les importó, y por supuesto ya lo sospechaban.

A mis papás la cosa no les hizo mucha gracia, y como son católicos de izquierda no quedaba claro qué debían hacer. Al final no hicieron mucho. Ahora conocen a mi novio y les cae muy bien, especialmente a mi papá.

 

¿Qué piensas del concepto cultural que tenemos del “clóset”?

En la sociedad del futuro que imagino todos saldríamos en algún momento del clóset: como homosexuales, lesbianas, heterosexuales, trans, etcétera. Es decir: no vislumbro un mundo donde no se tenga que salir del clóset porque a-nadie-le-importa, sino que vislumbro un mundo en el que todxs puedan expresar su (in)(no)diferencia. No muy distinto, en realidad, de los ritos a la vida adulta que tienen distintas sociedades no occidentales.

Eso sí: espero que en el futuro el clóset no sea, como ahora en muchos casos, un periodo de dolor e incomprensión.

Las sociedades no son mayonesas, la homogeneidad no se alcanza con la recirculación de las distintas identidades, sino que pasa todo lo contrario: somos heterogéneos en formación de otras identidades distintas.

Creo que el transhumanismo (y sus detractores) nos enfrentarán a nuevas identidades y nuevos clósets. Pero como decía la Nana Goya: esa, es otra historia.


Irving Cabello. Marcha LGBT+ 2019 en Ciudad de México.

Irving Cabello. Marcha LGBT+ 2019 en Ciudad de México.

 

 

El miércoles 12 de junio de 2019 convocamos a la PRIMERA CONSULTA DE TIERRA ADENTRO. Este proceso, que culmina hoy, fue un ejercicio inédito en los casi 45 años del programa del Estado mexicano para apoyar a la literatura joven del país.

Como prometimos en la convocatoria, dedicamos el mes de agosto para reflexionar en torno a las respuestas obtenidas, y ahora, a finales de septiembre, publicamos nuestras conclusiones.

Tal y como indicamos, todas las respuestas fueron discutidas y consideradas con el objetivo de determinar cuáles eran los temas de mayor relevancia para la comunidad literaria ligada a Tierra Adentro y cuáles críticas y propuestas nos parecían más interesantes.

Este periodo de reflexión ha sido intenso y estimulante al interior del equipo editorial de Tierra Adentro.

Este es nuestro informe:

Recibimos 162 participaciones que suman 10 mil 191 palabras (62 mil 46 caracteres) que catalogamos en 77 temas.

Cinco temas sobresalen de manera importante por el número de menciones que acumulan:

1) La difusión de los libros y la revista de Tierra Adentro es insuficiente.

2) Tierra Adentro es vista como un espacio poco incluyente.

3) Existe la percepción de que en Tierra Adentro la corrupción y el amiguismo determinan los premios literarios y la publicación.

4) Se pide reorientar Tierra Adentro para beneficio de los escritores que no viven en la Ciudad de México.

5) Se propone que Tierra Adentro publique literaturas más arriesgadas o menos convencionales.

Dos temas fueron ampliamente mencionados sin que exista una tendencia estadística que indique una opinión mayoritaria:

1) Si la revista de Tierra Adentro debe ser digital o impresa.

2) Si debe ampliarse el rango de edad de los autores de Tierra Adentro o mantenerse el enfoque en los escritores jóvenes.

Esta es nuestra respuesta:

1) La difusión de los libros y la revista de Tierra Adentro es todavía insuficiente, sin embargo la alianza estratégica con el Fondo de Cultura Económica nos ha permitido aumentar de manera importante la distribución de los libros y el número de presentaciones y talleres de nuestros autores.

El tráfico de nuestra web supera por mucho al de años anteriores. Respecto al año pasado, a tres meses de que concluya 2019, el incremento porcentual ya es de casi el 300%.

2) Esta dirección editorial inició labores con el firme propósito de ser incluyente. Un vistazo a nuestra web evidencia que hemos puesto en el centro temas que antes eran marginales en Tierra Adentro, como la literatura en  lenguas indígenas, las literatura hecha por mujeres, las luchas feministas y los movimientos LGBT+.

¿Se puede hacer más? Sin duda, y ese horizonte diverso en el que quepan todxs es el que alienta nuestro programa editorial de 2020.

3) Esta dirección editorial de Tierra Adentro no incurre en el amiguismo ni en ningún esquema de corrupción en su toma de decisiones. Nuestros criterios, ineludiblemente, como los de cualquier dirección editorial, son subjetivos y particulares, pero estrictamente intelectuales y estéticos.

Somos conscientes de las acusaciones de corrupción, nepotismo y acoso que surgieron en #MeTooEscritoresMexicanos. Hasta donde es de nuestro conocimiento, esas prácticas fueron erradicadas antes del inicio de la actual administración.

Con el propósito de dar certeza sobre nuestros criterios, los trabajos a dictaminar en la Convocatoria Editorial 2020 serán firmados con seudónimo.

4) Hasta donde sabemos, la inclusión de autores nacidos en la Ciudad de México en el catálogo de Tierra Adentro obedece al interés de garantizar cierto grado de equidad de género. Esta fórmula, a todas luces imperfecta, es hoy obsoleta.

El debate verdadero (y abierto) es si establecemos cuotas para los autores de la Ciudad de México o si nuestra meta debe ser la equidad de género, u otras equidades.

Por nuestra parte, dos de los tres libros de línea de 2019 son de autores no nacidos en la Ciudad de México.

5) Nuestra apuesta absoluta es por un abanico amplio de formas literarias arriesgadas, extremas, aceleradas y actuales. En nuestra web ya se vislumbra esa dirección, que será consolidada con los libros que publicaremos este año.

6) El crecimiento de publicaciones y lecturas nos indican que enfocarnos en la web y prescindir de la revista impresa fue una decisión acertada; la mantendremos en la medida que nuestra práctica siga indicando que es la dirección correcta.

7) Mantendremos nuestro enfoque en la publicación de autores jóvenes; la edad media de nuestras autoras y autores ha descendido, y publicaremos en nuestra web a mayores de 35 años siempre y cuando se trate de excepciones meritorias.

8) Sugerencias minoritarias que nos parecieron especialmente importantes:

a) Agilizar la comunicación vía redes sociales.

b) Mejorar el diseño de la web.

c) Involucrar a más jóvenes en la dirección editorial.

d) Dar un seguimiento más puntual a las obras de nuestros autores en otras editoriales.

9) Contra nuestra expectativa, la equidad y las perspectivas de género fueron temas sobre los que tuvimos poca retroalimentación.

Sin embargo la dirección editorial de Tierra Adentro sostiene que el feminismo es el aparato teórico más interesante de la actualidad y las luchas feministas el movimiento político más importante de las primeras dos décadas del siglo. En 2020 mantendremos nuestro interés y cobertura.

10) En diciembre publicaremos nuestro Primer Informe Anual de Labores.

 


Autores
La redacción de Tierra Adentro trabaja para estimular, apoyar y difundir la obra de los escritores y artistas jóvenes de México.

Imagen del libro Daniel Johnston por Daniel Johnston, Sexto Piso, 2016.

 

Uno, una, la Redacción de Tierra Adentro y casi todxs, siempre es más que bits, teorías poco fiables y memes de gatitos. Bajo la apariencia calmada de quien ya-viene-de-vuelta y no ceja el comentario ácido en bodas y funerales, si nos fijamos bien, si observamos lo mismo de dentro hacia fuera que viceversa, si detenemos el tiempo, se asoman los fantasmas de quienes fueron nuestros héroes y chamanas cuando letra, color y sonido eran medios para la producción de arte sincero.

Y la Redacción de Tierra Adentro no piensa en grados cero, deconstrucciones, hauntologías ni quién leyó qué en cuál escuela, sino en una realidad (que debería ser ya) incontrovertible: una vez que entiendes el truco de magia no puede dejar de ver los hilos.

Y eso está bien. Esa es la píldora roja del oficio. Renegar de ello es tentador, pero también un infantilismo que nos hará poco fiables, incluso ante nosotrxs mismxs.

Tres vías, solo la primera es saludable: 1) reciclar la biblioteca, 2) revisitar con lupa y entereza decepciones previsibles y 3) volver a ver las primeras temporadas de Los Simpson otra vez.

Si con todo y sus apariencias indestructibles Holden Caufield y David Copperfield necesitan descansar, ¿qué crees que va a pasar si tu orientalismo es de novelita beat?

Daniel Johnston (1961-2019) no solo fue un compositor prodigioso e inestable, sino un maestro absoluto de la estética de la sinceridad. Esto, por supuesto, no significa que sea fácil escucharlo. Hay que aprender a distinguir las melodías pegajosas que esconden su voz chillona y acordes atrabancados.

Por eso es de mala educación burlarse de quien lo escucha por primera vez y cree que se trata de comedia involuntaria de YouTube. Pero nos burlamos, porque nadie se resiste a ejercer de Fan Destacado.

El gran mito del culto a Daniel Johnston es que escucharlo nos hace mejores en un sentido moral-afectivo, pues ocurre todo lo contrario. En su crónica del Primavera Sound 2013, Dos caras de la música, Luis Hidalgo da cuenta de ello:

Daniel Johnston, un artista con diagnosticados problemas mentales e incapaz de realizar una actuación por encima de los mínimos aceptables. Salió al escenario con la mirada opaca (…) y a partir de ahí el público celebró el mero hecho de que no se derrumbase, aplaudiendo incluso errores, despistes, problemas de afinación y demás consecuencias del estado mental de alguien que muy probablemente no debería estar sobre un escenario. Se podrá objetar que los conciertos de Daniel Johnston pueden resultarle terapéuticos, y todo y que esta puntualización debería correr a cargo de un especialista, no parece edificante contemplar como un artista se pierde, entona mal, vocaliza peor y, lo que resulta más triste, todo ello es motivo de euforia, como si Johnston fuese un niño al que debe premiarse cada vez que no se tira la papilla en el babero.

La Redacción de Tierra Adentro no pretende dar por muerto todo lo que sea o parezca arte marginal (¿necesita Henri Rousseau defensores a estas alturas?), ni insinuar que el genio musical está divorciado de la esquizofrenia (i.e. Syd Barrett), pero quiere señalar esa exageración que es elevar a Johnston a la altura de Brian Wilson, una comparación recurrente.

Ninguna de las composiciones de Johnston, ni siquiera covereada por alguno de sus seguidores más emblemáticos, merece compartir lista de reproducción con Pet Sounds (1966).

Como los creyentes de William Blake, quien pretenda seguir la senda de Johnston deberá realizar contorsiones extremas de sustitución y equivalencia para no perder todo sentido de autocrítica. Pero la Redacción de Tierra Adentro vio 14 millones de futuros y solo en uno Johnston es una escuela artística saludable.

Esto se debe a que, más que johnstonianos, lo que necesita el mundo (es un decir) es que alguien con un pie en la realidad vuelva a dar cuenta del mundo mental del que proviene la obra de Johnston. Una consideración de Slavoj Žižek respecto a Marx y los marxistas es elocuente respecto al tipo de operación necesaria:

Y hoy en día la única manera de ser fiel a Marx ya no es ser «marxista», sino repetir el gesto fundacional de Marx de una manera nueva.

Quizás el documental The devil and Daniel Johnston (2005) de Jeff Feuerzeig evite que alguien intente atravesar  por el infierno en el que desemboca el gesto fundacional de Johnston, pero a la vida del arte le sobran las lecturas erradas que acontecen prodigio.

Es la información de las obras y no su procesamiento lo que importa, reflexiona la Redacción de Tierra Adentro con desdén posthumano, acaso una licencia permisible para las entidades abstractas.

 


Autores
La redacción de Tierra Adentro trabaja para estimular, apoyar y difundir la obra de los escritores y artistas jóvenes de México.

 

2. Los haikús

Para nuestro haikú de verano decidimos poner en cuestión la línea editorial de nuestra web durante el periodo vacacional.

Para el haikú de otoño elegimos un tema procedimental: la eficacia en la selección y edición de libros y colaboraciones.

El haikú de invierno aborda, desde la adultez y en primera persona, el límite de edad para publicar en Tierra Adentro.

Y el haikú de primavera se refiere al que consideramos el movimiento político más relevante de la literatura mexicana en 2019: #MeTooEscritoresMexicanos.

Hemos optado por el conteo tradicional de moras, en lugar de sílabas.

¡Participa en nuestra consulta!


 a) verano

Playa y mar

para surfear

en Tierra.


b) otoño

Cae follaje

al manuscrito;

sí: inédito.


c) invierno

El poema

de cana y deuda,

¿pasará frío?


d) primavera

Ese marzo

de las mujeres

permanece.


 

¡Participa en nuestra consulta!


Autores
La redacción de Tierra Adentro trabaja para estimular, apoyar y difundir la obra de los escritores y artistas jóvenes de México.
El astronauta Leland Melvin en conversación con Elmo. Nasa.

El astronauta Leland Melvin en conversación con Elmo. Nasa.

“Los Marcianos llegaron ya, y llegaron bailando ricachá”: es una verdad innegable que los miedos más grandes de la humanidad siempre se ven plasmados en el arte; la música no es una excepción, y Tatiana lo sabe.

Las expresiones musicales sobre el espacio son amplias y muy variadas, por eso cuando para este miércoles de la #SemanaEspacial nos hicimos la pregunta “¿Qué cantamos cuando cantamos del espacio?”, la respuesta no quedaba del todo clara.

Cuando hablamos de música espacial no faltan manifestaciones de la otredad: “Well, I turned into a Martian/ Whoa oh oh/ I can’t even recall my name/ Whoa oh oh”; epopeyas: “Era rusa y se llamaba Laika/ Ella era una perra muy normal/ Pasó de ser un corriente animal/ A ser una estrella mundial”; su romantización: “Fly me to the moon/ Let me play among the stars/ Let me see what spring is like/ On a, Jupiter and Mars”; y otras manifestaciones menos sobrias como “La cumbia del marcianito”.

Por eso, a falta de una respuesta única nos dimos a la tarea de recopilar todas las respuestas que se nos ocurrieran, desde Richard Strauss, hasta Chayanne, en esta playlist que les traemos con cariño desde la Redacción  de Tierra Adentro.

 

 


Autores
La redacción de Tierra Adentro trabaja para estimular, apoyar y difundir la obra de los escritores y artistas jóvenes de México.

El miércoles 12 de junio convocamos a la PRIMERA CONSULTA DE TIERRA ADENTRO, que concluirá el proceso de participación el próximo 30 de julio. Se trata de un ejercicio democrático para conocer las demandas y sugerencias hacia el programa.

En el texto introductorio a la consulta propusimos algunos ejes temáticos: la experiencia como autor@s, la experiencia como lector@s, los premios a los que está vinculado Tierra Adentro, los precios de los libros y la equidad de género. La consulta queda abierta a la discusión de cualquier otro tema, y a pesar de que no lo mencionamos, los dictámenes de libros en Tierra Adentro merecen atención especial.

El procedimiento heredado (desconocemos su antigüedad) consistía en hacer una preselección de libros que se mandaba a dictamen externo, después los libros aprobados pasaban a corrección de estilo y eran publicados. Nosotros creemos que una dirección editorial debe tener mayor involucramiento en la selección de libros. En primer lugar, porque Tierra Adentro tiene un compromiso tanto con sus autores como con sus lectores, y en segundo porque el cuidado editorial es nuestro trabajo y responsabilidad.

Una de las labores a las que hemos dedicado más atención desde que recibimos la dirección editorial fue la revisión de los 16 libros con dictamen positivo, 9 de ellos dictaminados durante la transición. Leímos y discutimos los 16 libros, e hicimos una revalorización de ellos, en la mayoría de los casos coincidente con los dictámenes originales (algunos libros obtuvieron dictámenes positivos con reservas importantes).

Dos libros, una novela y un poemario, llamaron poderosamente nuestra atención: apostamos sin reservas por su calidad y el lugar de importancia que se harán en el mapa literario mexicano. Sin embargo, estos dos libros, con los que iniciaremos la nueva colección, han pasado por un proceso muy riguroso de edición y corrección. En ambos casos hemos trabajado muy de cerca con los autores, nos hemos reunido con ellos en numerosas ocasiones y los hemos exhortado a dedicar una parte sustancial de su tiempo a la relectura crítica de sus obras.

Otros dos libros, una novela y una colección de cuentos, nos parecieron excepcionales, incluso necesarios; pero, en ambos casos, más que un trabajo de edición y corrección, era necesario un replanteamiento estructural que pusiera de relieve los aciertos que descubrimos. Hablamos con la autora y el autor para explicarles nuestra apreciación, y les propusimos que hicieran un trabajo de reescritura intensivo, con miras a publicar sus libros en 2020.

Los doce libros restantes nos parecieron, en ocasiones, primeros borradores con potencial todavía no alcanzado; en otras, advertimos la necesidad de un trabajo profundo por parte de la autora o el autor, un trabajo que podría prolongarse por tiempo indefinido.

Ofrecimos tres vías a las y los autores de esos doce libros: 1) la publicación pagada de un fragmento (un cuento, un poema) de la obra en nuestra web, 2) trabajar sobre el manuscrito para presentarlo al dictamen de las obras a publicar en 2020 o 3) la publicación pagada en nuestra web de un texto distinto. Incluso, si lo desean, pueden acogerse a los tres ofrecimientos. No renegamos del compromiso de apoyar su crecimiento artístico y difusión.

Aunque nada nos gustaría más que recibir de vuelta versiones más potentes y pulcras de todos esos manuscritos, y publicarlos en 2020 o 2021, estamos seguros de que algunos de esos libros encontraran su camino por la vía de las editoriales comerciales, ya sean parte de consorcios mediáticos, independientes o autogestivas. Quizás otros cambien de nombre y maduren de alguna forma para nosotros imprevista. Y no descartamos que la historia se vuelva en nuestra contra: si André Gide dictaminó negativo el primer tomo de En busca del tiempo perdido de Marcel Proust, no queda más que asumir los riesgos del oficio.

En 2019 Tierra Adentro publicará 12 libros: 9 correspondientes a las y los ganadores de los premios nacionales, los dos previamente dictaminados a los que ya nos referimos y un poemario de una autora que lo envió en tiempo y forma para dictamen.

Esta es la cantidad de libros que consideramos apropiada para garantizar distribución, promoción y presentaciones en la escala que corresponde. Publicar un libro que no está listo para imprimirse sin una estrategia de comunicación clara contraviene la misión de Tierra Adentro: apoyar a la literatura joven mexicana. Una autora o un autor pierde cuando sus libros no aparecen en las mesas de novedades y están condenados a apilarse en una bodega.

Tierra Adentro mantiene su compromiso con las comunidades artísticas jóvenes y el anhelo de transitar por estéticas en construcción junto a quienes hacen la nueva literatura.


Autores
La redacción de Tierra Adentro trabaja para estimular, apoyar y difundir la obra de los escritores y artistas jóvenes de México.

1. Tierra Adentro

La nueva dirección editorial de Tierra Adentro inició con un cambio operativo: el fortalecimiento de la versión digital de la revista y la suspensión de la edición impresa. En sintonía con las políticas de austeridad del gobierno de México, prescindimos del gasto de imprenta (alrededor del 70% del presupuesto de la revista) para redoblar la publicación de contenidos.

El 14 de enero de este año arrancó la nueva edición web, que suma ya más de 170 publicaciones en las que participan más de un centenar de artistas y escritores jóvenes. La mayoría de nuestros colaboradores envían sus propuestas sin la certeza de que serán publicadas, sin embargo la innovación literaria y la diversidad de intereses sociales y estéticos están a la vista. De nuestra parte solo ha quedado encausar ese talento para la producción de dossiers sobre literatura en lenguas indígenas, el Día Internacional de la Mujer, ilustración, el magnicidio de Luis Donaldo Colosio, así como homenajes a dos autores del catálogo ya fallecidos: Sergio Loo y Gerardo Arana.

En menos de cinco meses hemos descubierto dos cosas: 1) la variedad de formatos en los que se mueve la literatura mexicana joven (fanfiction, videoarte, poesía visual, narrativa electrónica, fondos de pantalla, pdf-de-autor, playlists y yaoi) y 2) que internet es el medio idóneo para la difusión de las nuevas voces (las publicaciones de nuestra web son vistas por miles de internautas de toda Hispanoamérica, y se leen en rincones de nuestro país a los que nunca llegó la edición impresa).

En coordinación con el Programa Nacional de Salas de Lectura hemos organizado 5 talleres literarios, todos gratuitos, fuera de la Ciudad de México y dirigidos por autores de Tierra Adentro. Tienen un beneficio triple: involucra a los autores con sus comunidades, contribuye a nuestra misión de retribución social y nos ayuda a encontrar a artistas jóvenes fuera de nuestro radar.

Y en coordinación con el INBAL ya iniciamos un taller de escritura para internas en el Centro Femenil de Readaptación Social de Santa Martha Acatitla.

En 2019 publicaremos 12 libros, 9 correspondientes a los premios nacionales en los que participa Tierra Adentro y 3 de línea.

Este programa de trabajo se estableció con la asesoría del Fondo de Cultura Económica, al cual se integrará Tierra Adentro. Nuestro compromiso es aprovechar al máximo la red de distribución global que supone esta fusión.

2. Su futuro

Creemos que todos estos cambios son positivos, pero también que los cambios que vienen deberían surgir de un proceso democrático. A pocos meses de cumplir 45 años, Tierra Adentro debe hacer una revisión de su historia para definir su futuro.

Por ese motivo invitamos a la comunidad literaria de México y Latinoamérica a participar en la PRIMERA CONSULTA DE TIERRA ADENTRO.

Queremos conocer las experiencias de quienes han publicado un libro en Tierra Adentro o algún artículo en la revista. ¿Qué les pareció la distribución? ¿Cuántas presentaciones tuvieron sus libros? ¿Fueron suficientes?

También nos gustaría saber la opinión de las lectoras y lectores de Tierra Adentro. ¿Cuáles han sido los libros más importantes en nuestra historia? ¿Cuáles son los temas, formatos o soportes que más les han gustado en los libros y en la revista? ¿Cuáles nos falta explorar? ¿Cuáles deberían de volver?

Y nos interesa la opinión de la comunidad literaria sobre los premios en los que participa Tierra Adentro. ¿Son pertinentes? ¿Se realizan en condiciones de transparencia? ¿Los resultados son satisfactorios? ¿Ayudan a que se publique lo mejor de la literatura mexicana joven? ¿Quedan cosas por mejorar?

Los precios (nuestros libros cuestan 60 pesos, y 120 pesos las novelas gráficas), ¿son competitivos en el mercado del libro actual?

Como demostró #MeTooEscritoresMexicanos, Tierra Adentro debe reconocer sus errores históricos y brindar condiciones de equidad para la publicación. ¿Qué medidas deberíamos de tomar? ¿Cómo garantizamos el acceso a quienes han sido históricamente excluides?

¿Cómo es y cómo debería ser Tierra Adentro?

La consulta inicia hoy miércoles 12 de junio de 2019 y concluye el próximo 30 de julio. Durante el mes de agosto procesaremos la información recibida y daremos a conocer nuestro informe en septiembre.

Para participar haz clic aquí.

Cartel oficial del debate Peterson vs. Žižek

Cartel oficial del debate Peterson vs. Žižek

 

Primero como farsa y después como circo de tres pistas

A finales del año pasado, Jordan B. Peterson (1962), estrella emergente de la derecha light y anti corrección política, se enfrascó en un debate con un bot que reproduce citas de Slavoj Žižek (1949). El filósofo esloveno no tiene cuentas personales en redes sociales, sin embargo Peterson, como los usuarios de ELIZA e inteligencias artificiales más sofisticadas, creyó involucrarse en una profunda reflexión del Ser en la que solo quedó explicado su ser.

 

DWAtR6-WkAAnTkq

DWAtBjLWAAAC9me

Peterson, comediante y mártir, se convirtió en una figura pública a finales de 2016, cuando se opuso vía YouTube a la propuesta C-16 del congreso canadiense. La reforma a la ley, que fue aprobada en 2017, contempla cambios en el acta canadiense de derechos humanos y el código penal para proteger de la discriminación a la expresión y a la identidad de género. De acuerdo con Peterson, la C-16 abría el camino a la imposición de los pronombres neutros. Mientras que leyes previas en Europa prohíben ciertos discursos (como el negacionismo del Holocausto o el reconocimiento del genocidio armenio), una ley de este tipo sería la primera en obligar a la creación de un discurso específico.

Expertos en la ley canadiense consideraron que Peterson hizo una interpretación errónea, y que el uso incorrecto de los pronombres neutros bajo ninguna circunstancia podría calificarse como discurso de odio. Pero el debate, primero en las universidades canadienses y después en los medios estadounidenses, ya tenía vida propia, y Peterson hábilmente consiguió asignarse el papel de la voz sensata y no-racista del nuevo conservadurismo.

Se apresuró también a publicar su segundo libro y primer éxito de ventas: 12 reglas para vivir. Un antídoto al caos. A juzgar por la portada, es un libro más de superación personal, pero el contenido lo distingue a medias del género. Peterson se retrasa en elucubraciones científicas para apoyar lugares comunes razonablemente aceptados fuera del canon de la autoayuda, como que tener una actitud positiva, aunque sea impostada, permite a las personas tener una relación más asertiva con los demás; o que las buenas compañías son a la larga más beneficiosas y satisfactorias que nuestros intentos de salvación de amigos que no desean más que hundirse en la amargura y la autocomplacencia.

 

 

No son ideas lo suficientemente innovadoras o radicales para justificar su reconocimiento creciente, sin embargo Peterson ha encontrado otros flancos para practicar sus habilidades en la discusión: la influencia de la teoría crítica (a la que llama marxismo cultural) en las universidades, la imposición de leyes a favor de la equidad, la idea de que la performatividad de género no tiene relación alguna con la biología, la brecha salarial entre hombres y mujeres, los mitos y tabús de la izquierda.

 

Lo que nos están dando

jjj

Basta ver una entrevista o algún especial de RT (pero no sobra leerlo) para darse cuenta de que Žižek es una bestia mediática. Su hábito desagradable de sacudirse la nariz como los cocainómanos es ya un sello de garantía y un tic gozoso para sus seguidores. Su mérito inicial, la recuperación de Lacan en tiempos de tal reichianismo que la Redacción de Tierra Adentro escribe desde un acumulador de energía orgónica, fue nutriéndose con su capacidad para poner en cuestión cualquier acontecimiento global (de la crítica liberal a la victoria de Donald Trump al éxito de Roma).

La fama de Peterson y el debate con su bot no dejaron a Žižek indiferente, pero consideró que la popularidad del autor canadiense se debía a la incapacidad de la izquierda para abordar temas incómodos. Peterson aprovechó para retar a Žižek a un debate.

 

 

El resto está a punto de ser historia: este Viernes Santo 19 de abril de 2019, en el Ralston College de Savannah, Georgia, se llevará a cabo el debate entre Žižek y Peterson. El primero, según el cartel del evento, acudirá en defensa del comunismo, y el segundo del capitalismo, con la Felicidad como tema central. Los boletos están agotados, pero por 285 pesos puede verse el debate en pago-por-evento,  y en la Ciudad de México algunos espacios ya han anunciado que tendrán transmisión en vivo.

Profecía: no se espere un debate violento o agresivo, ni en las antípodas ideológicas. Žižek y Peterson comparten el desprecio a la corrección política, el Partido Demócrata de Estados Unidos y a la censura desde la academia. Además, Žižek es un conversador lúcido y entretenido, y está muy dispuesto a encontrar validez en los razonamientos de sus oponentes, como hizo con David Horowitz en el programa de Julian Assange. Y Peterson es fiel al noveno mandamiento de 12 reglas para vivir: “Da por hecho que la persona a la que escuchas puede saber algo que tú no sabes”.

 

 

Será un enfrentamiento interesante entre un peso crucero y un peso medio del pensamiento actual. El debate que preferiría Žižek (y la Redacción de Tierra Adentro) sería Žižek vs. Chomsky. Pero Noam Chomsky, como el zorro, como JD Salinger, como Juan Rulfo, es más astuto, y sabe que un debate con Žižek sería visto, inevitablemente, como la mala segunda parte de su debate con Michel Foucault en la televisión holandesa.

Y es que no todo tiempo pasado fue mejor, pero los setenta estuvieron muy bien.

 

 


Autores
La redacción de Tierra Adentro trabaja para estimular, apoyar y difundir la obra de los escritores y artistas jóvenes de México.

Mañana sábado 23 de marzo de 2019 se cumplen 25 años del asesinato de Luis Donaldo Colosio, quien fuera candidato del PRI en la elección presidencial de 1994.

Pocos años en la historia del México reciente han sido tan convulsos y definitorios. La perspectiva de iniciar 1994 con la celebración de la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), cúspide del proyecto político del presidente Carlos Salinas de Gortari, se vio interrumpida por el alzamiento en armas del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en Chiapas. En el plano nacional el EZLN se dedicaría a exponer el fracaso del proyecto neoliberal y la permanencia del sistema autoritario, y en el internacional se convertiría en el modelo de referencia para la organización de una nueva izquierda que respondiera a la aplanadora neoliberal globalizada que siguió al desmantelamiento de la Unión Soviética.

Desde finales de 1993 los cárteles del narcotráfico habían dado muestras de un poder incontenible. En mayo fue asesinado el Cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo en el aeropuerto de Guadalajara, presuntamente confundido con El Chapo Guzmán, quien fue detenido al mes siguiente y recluido en el Penal de Máxima Seguridad de Puente Grande hasta su primera fuga, en 2001.

1994 estuvo repleto de elementos disruptivos al interior del PRI (entonces partido hegemónico): José Francisco Ruiz Massieu, presidente del PRI en la capital del país y cuñado del presidente Salinas, fue asesinado afuera del Monumento a la Revolución, y poco después desapareció Manuel Muñoz Rocha, diputado priista presuntamente implicado en el asesinato de Ruiz Massieu. Sin embargo el asesinato de Colosio se erigió como el emblema de la descomposición de ese sistema político.

Colosio, un candidato joven y carismático, se desdibujaba en las tramas del poder. Comparado con el Subcomandante Marcos, vocero del EZLN, y Manuel Camacho Solís, mediador entre el gobierno y la guerrilla (y al mismo tiempo el mayor crítico de la candidatura de Colosio), parecía difícil de aceptar que era el nuevo hombre fuerte del sistema. Quizá porque era un orador convincente y emotivo, y el último candidato presidencial del PRI con un perfil más político que tecnocrático, su muerte fue lamentada por un amplio sector de la oposición.

Dos acontecimientos recientes nos han obligado a reflexionar sobre Colosio: el 6 de diciembre del año pasado el Instituto Nacional de Acceso a la Información (INAI) consiguió la liberación del video completo del asesinato de Colosio, originalmente reservado hasta 2035; y el 29 de enero la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad obtuvo la liberación del expediente completo del proceso penal contra Mario Aburto Martínez, asesino confeso de Colosio.

Con esos materiales en mente convocamos a escritores y artistas para reflexionar sobre este magnicidio. En Memoria y mito: sobre el caso Colosio, el ensayista y académico Iván Eliab Gómez hace una revisión crítica del acontecimiento y de las lecturas que ha tenido desde la cultura. Los escritores y músicos Luis Bernal (Niñobomba) y Miguel Rovel realizaron LDC, una pieza de audio conmemorativa, ilustrada por Isabel del Valle y Luis Ham con los materiales del caso recientemente hechos públicos.


Autores
La redacción de Tierra Adentro trabaja para estimular, apoyar y difundir la obra de los escritores y artistas jóvenes de México.

Para ir leyendo...

0 173

Odio los bailes de quince años, las fiestas con globos, todas las kermesses, las tandas, las pirámides de Amway, los mensajes grabados de los bancos y las ventas de garaje, las reinas de la primavera y los peinados de salón.
Secretaría de Cultura