Tierra Adentro

Número 177

0 1351

Nacido en San Sebastián, España, en 1968, Imanol Caneyada llegó muy jove a nuestro país huyendo del ambiente de terror generado por ETA, y eligió Hermosillo como lugar de residencia.
0 1501

La anticipación que genera el lanzamiento de un libro sólo es antesala de su verdadero valor.
0 1647

Compilado a partir de un “espíritu generacional”, como asegura en el prólogo Diego Trelles Paz (Perú, 1977), también a cargo de la selección, los veintitrés autores latinoamericanos reunidos aquí escriben sin una estética ni ideología compartida, pero sí con el trasfondo histórico que definió el rumbo finisecular del siglo XX y el comienzo deL XXI.
0 1096

Cartas ajenas es el cuarto libro del ensayista y narrador Geney Beltrán Félix (Culiacán, Sinaloa, 1976) y su primera novela.
0 1090

Los diarios personales son un género literario que nos hace cuestionarnos sobre nuestros motivos para leerlos: ¿Se trata de buscar a la persona detrás del artista? ¿O de encontrar los verdaderos orígenes de su obra? ¿O quizá de atisbar aquellas obras que quedaron para siempre sin terminar? ¿O simplemente de una curiosidad morbosa por ver al autor en tierra firme, lejos de su pedestal? Cuando el interés al escribir un libro, o un diario personal reside exclusivamente en retratar a un ser humano que goza de fama literaria, en este caso, el esposo de la autora del diario, es difícil para el lector encontrar algo de interesante en esas páginas.
0 978

En su conocida “Advertencia al lector”, mediante la cual hace explícita la finalidad de sus Ensayos, Michel de Montaigne escribe: “Quiero que me vean en mi manera de ser simple, natural y común, sin estudio ni artificio.
0 1951

Emboscadas de la lengua, pactos verbales rotos incontables veces, los textos reunidos bajo el irónico título Nunca cambies.
0 6967

Odio a los poetas.
0 980

Desde el punto más alto de la ciudad contábamos las luces que se iban apagando, imaginábamos las manos apretándose en lo oscuro, las palabras pronunciadas en los oídos, la sensación de estar parados en el borde de un sueño y contemplar el salto.
Secretaría de Cultura