Tierra Adentro

Imagen del especial El joven Paz, Tierra Adentro.

“El hombre”, escribe Ortega y Gasset, “constantemente hace mundo”.[1] Esto no significa que seamos los creadores del mundo, sino los hacedores de nuestra historia personal y general. Ahora bien, toda vida está dentro del tiempo aunque no sea el mismo tiempo el que viven los que son, entre sí, contemporá­neos. En otras palabras, entre los contemporáneos existen tres tiempos; el que en cualquier fecha dada es un muchacho, el que en esta misma fecha es un hombre maduro y el que, en ella, es viejo. De este modo y manera, no todos los contemporáneos forman una misma generación; de hecho la forman los que Ortega llama “los coetáneos”. En otras palabras, en el “hoy” existen varias generaciones que, de manera aproximada, Ortega hace durar unos 30 años. Escribe Ortega: “el mundo vigente en cada fecha es el factor primordial de la historia”. Las generaciones mues­tran que el hombre es “sustancialmente histórico” y hacen ver que, de una a otra, existe un cambio, aunque este cambio no tenga las características de una crisis propiamente dicha puesto que los contemporáneos, aunque no sean coetáneos, suelen vivir un mismo sistema de creencias. Si es verdad que el hombre adquiere sus propias ideas entre los treinta y los cuarenta años y las desarrolla entre los cuarenta y cinco y los sesenta “una generación histórica vive quince años de gestación y quince de gestión”. De esta manera, Enrique Ramírez y Ramírez se suscribe a la generación que produjo la revista Barandal, editada por un Octavio Paz, joven; pero a su vez, también está relacionado con los movimientos literarios creados por los Contemporáneos y los Estridentistas.

Pero no sólo eso, si existe un verdadero atisbo para crearnos un perfil de Ramírez y Ramírez es el que apunta Ismael Carvallo Robledo al afirmar que sobre él “se apreciaba a un hombre decantado intelectual y políticamente por los filtros de dos grandes pasiones vinculadas con dos de los más apasionados y geniales hombres que, en el siglo XX, ha dado México: José Vasconcelos y José Revueltas”.[2]

Enrique Ramírez y Ramírez nació en la Ciudad de México el 5 de Marzo de 1915, fue miembro de la Federación de Estudiantes Revolucionarios, “era de contextura delgada, bajo de estatura, de facciones finas y pálido, destacaban sus ojos penetrantes, hondos y quietos. Solía usar una cachucha gris hasta las negras cejas; era capaz de expresarse en público con disciplina y ponderación”.[3] Desde sus primeras andanzas, la existencia de este escritor estuvo marcada por una madurada intensidad, “pues se cruzaron en ella vectores fundamentales de la vida política nacional de México, troquelando la suya, como sólo con los grandes sucede, a la escala dialéctica y, por sintética, compleja, del Estado (en el sentido de que no todo era solamente la crítica ciudadana desde la militancia o desde la sociedad civil al poder; estaba a la vista también, y acaso de manera más acuciosa y problemática por tratarse del momento del Estado, la necesidad de su ejercicio): la revolución mexicana, el vasconcelismo, el comunismo, el cardenismo, el PRI. No hay ángulo o aspecto orgánico del México de nuestro tiempo que no encuentre en esos vectores, de manera recta u oblicua… sus claves definitorias”.[4]

Si bien es cierto que el nombre de este escritor está presente en nuestros días por sus aportaciones en los campos del periodismo (como fundador del diario El Día), la política y el nacionalismo, específicamente su pensamiento revolucionario y laico. También es notable su adscripción a la revista Barandal, manifiesta en las tres colaboraciones que realizó y donde sobresale “La soledad en el mundo nuevo”. Además de ello, sobre el legado de su vida y obra, puede leerse la reciente antología de Socorro Díaz, publicada por la editorial Tinta: Enrique Ramírez y Ramírez. Remembranza e iconografía.

A casi 34 años de la muerte de este hombre ilustre que ayudó a la construcción del México contemporáneo, queda el recuerdo de las palabras que José Revueltas, escribiera en Las evocaciones requeridas, en el apéndice del tomo I, donde dice: “Dedico estas Evocaciones a Enrique Ramírez y Ramírez, amigo entrañable; en materia de nuestra vida política, largamente unidos unas veces, y otras, severamente separados. Nuestra amistad parecería representar la síntesis en que se expresa la dialéctica del corazón humano”.

 


[1] Ortega y Gasset, José, “En torno a Galileo”, Biblioteca Nueva, Madrid (2005).

[2] Carvallo Robledo, Ismael, Evocación de Enrique Ramírez y Ramírez, El Catoplebas, Revista Crítica del Presente (2011).

[3] Iduarte, Andrés, Don Pedro de Alba y su tiempo, Editorial Cultura, México (1962),  p. 43.

[4] Carvallo Robledo, Ismael. Evocación de Enrique Ramírez y Ramírez, El Catoplebas, Revista Crítica del Presente (2011).


Autores
La redacción de Tierra Adentro trabaja para estimular, apoyar y difundir la obra de los escritores y artistas jóvenes de México.
(Pachuca, 1980) vivió en Madrid y se siente atraído por la poesía japonesa, igual que Efrén Rebolledo. Le gustan la literatura, los puros, el cine, la música, el alipús variado, las mujeres y meterse en problemas, aunque no precisamente en ese orden. Autor de Escuela del Vértigo (CECULTAH, 2011), Bitácora del desánimo (HgO Ediciones, 2008) y Epílogo de insomnio (Pachuco press, 2006). Oficio de estar solo es su último libro. Trabaja como burócrata y periodista. Es insomne.
Secretaría de Cultura