Tierra Adentro

I

Por la noche
después de acostar a mi hija
pienso en los perros

en un documental que estuvimos viendo una tarde
la primera vez que ella probó sándwiches de cajeta

los lobos menos agresivos
fueron domesticados por los hombres
tuvieron comida segura
y sus crías dormían cerca del fuego

los lobos que mordían la mano del hombre
fueron sacrificados
y los lobos cada día se parecían
menos
a sí mismos

algunas noches pienso en esto

algunas noches mi hija piensa
que ciertos árboles deberían ser posibles

hemos sembrado botones y Tutsi Pop
no pierdas la paciencia
le digo
recuerda que los perros eran lobos

II

Quizá me acerque
al número 50 de mudanzas

si algo
he podido enseñarle
a mi hija de seis años
es que no hay nada permanente
así que amamos mudarnos
como otros aman los domingos en la playa

Amamos conocer gente nueva
y la incertidumbre
que es un dulce que poco a poco perderá
su sabor
hasta la nueva mudanza

Quizá nosotras
a diferencia de otras personas
tememos que un día ya no haya más cambios

Confiemos en que algo como eso
es imposible

 

III

Mi bebé duerme gran parte de la mañana
me preparo el café con cubitos de hielo
no estoy de buen humor
en todo caso
no estoy despierta
Si tuviera fuerzas
pondría a mi bebé en su carrito
y saldríamos a caminar

Pienso: Sol
blanco sol inclemente
Corro las cortinas

A esta hora de la mañana soy un ama de casa triste

Debo ser demasiado tonta
para no poder disfrutar
que estoy en casa
que escribo
junto al burrito rojo que los reyes magos
trajeron hace tiempo

Hace unos días
trabajadores de la constructora
encontraron un cráneo en una bolsa negra
el cráneo estaba barnizado y decorado
Este es un fraccionamiento
todas las casas son blancas
con pórticos de color ladrillo
ventanas corredizas y protectores

La mayoría de las casas
se encuentran vacías a esta hora
Son pocas las mujeres de hoy que pueden ver
a su hijo de tres meses dormir
en este fraccionamiento donde trabajadores
siguen levantando casas idénticas
para la multitud que desaparece el día entero

Gente que decora cráneos
que más tarde tirará en una bolsa negra
a mitad de la nada

A esta hora del día
escribo
sobre el aislamiento

 

IV

Resulta obvio que seamos
una generación que le teme a las oficinas
Nuestros padres trabajaron como locos
si alguien moría ellos seguían trabajando
si había un niño enfermo
había que trabajar más
Incluso en casa trabajaban
el día entero y con ello
es probable
que quisieran heredarnos la pasión
por el trabajo
sin darse cuenta de que corrían frente a nosotros
una película de miedo donde la ausencia
era un fantasma que podía tomarte del cuello
encontrarte bajo las sábanas
burlarse de ti

Resulta obvio que odiemos
las calles imposibles
la noche imprevista
donde la gente abandona en bandadas
oficinas
tiendas departamentales

En casa
la mesa tiene frutas amarillas que comemos
descalzos
¿También le tienes miedo a la
oscuridad? me pregunta mi hija

especialmente si es ruidosa
y las luces de la ciudad
están bajo la lluvia


Autores
(Mérida, Yucatán, 1985). Estudió la carrera de Artes Visuales en la Escuela Superior de Artes de Yucatán. Es egresada de la Escuela de Creación Literaria de la Sociedad General de Escritores Mexicanos (Sogem). Diplomada en Literatura, Protocolo y Periodismo por Editorial Santillana, ha publicado 29, Días de fiesta y otros cuentos y Ternura, entre otros. Fue becaria del FONCA y del PECDA y actualmente se desempeña como artista independiente.
Secretaría de Cultura