Tierra Adentro

Cuento

0 381

I Que nunca vuelen acechando sobre ti estos cuervos, que se llevan en sus picos nuestros días, que se llevan en sus garras los recuerdos*.
0 429

¿Llegará un día en que el olor del sexo pueda ser tan sugestivo que nos haga desear indefectiblemente a un hombre o a una mujer, y como en los tiempos de hambre y de caza,   vayamos con todo por tenerlos?   Cierta tarde, Florencia Márquez Velosso recibió un anuncio a su casilla de correo.
0 459

“Hasta ese punto, el ser humano tolera el ruido.
Portada de los Cuentos reunidos de Amparo Dávila (Fondo de Cultura Económica).
0 1253

Cuando oigo la lluvia golpear en las ventanas vuelvo a escuchar sus gritos.
Imagen de Mariana Martínez.
0 449

"Qué vida sórdida la suya.
0 577

    El castillo, al cual mi criado se había aventurado a entrar por la fuerza, para no permitir que yo, que me encontraba gravemente herido, pasara la noche al aire libre, era uno de esos edificios que combinan melancolía con grandeza y que por mucho tiempo se han mantenido erguidos en los Apeninos, no menos reales que en la imaginación de la señora Radcliffe.
0 677

De todos los cadáveres del mundo, ése era el más necesitado de compasión.
0 654

    Lo amarraron de pies y de manos y lo dejaron en la arena, mirando el mar.
0 811

En la noche había soñado con insectos, con esos escarabajos pequeños y pálidos que salían en temporada de lluvias en la casa de Cuernavaca.

Para ir leyendo...

0 724

“Nadie se ahoga dos veces en el mismo río” proverbio entropista     I Una ciudad paralizada por el miedo.
Secretaría de Cultura