Tierra Adentro

Traducción

0 430

Traducir es generalmente una labor ingrata y que brinda poco o nulo renombre.
0 649

Anda, Peláez, ve diciendo cómo te ha ido con Brígida.
0 587

I SU ESPOSA lo había sujetado entre sus brazos como si pudiera alejar a la muerte de él.
0 544

I LAS CHICAS DEL HORATIO, 1907 NO ERA en Bridgeport ni en Horatio House donde Christina vivía junto a otras nueve mujeres; era en un edificio de ladrillo con lámparas de cobre en el tejado.
0 789

Aquí puedes leer el capítulo XV CAPÍTULO XVI La última despedida     El día que trajeron a Pauline Moser al manicomio, escuchamos unos gritos desgarradores y una chica irlandesa, vestida a medias, vino tambaleándose por el pasillo como como si estuviese borracha al tiempo que gritaba: “¡Viva! ¡Tres hurras! ¡He matado al diablo! Lucifer, Lucifer, Lucifer.
0 944

  Capítulo XV Incidentes de la vida en el manicomio     Hay muy pocas maneras de pasar el tiempo en los pabellones.
0 701

  Capítulo XIV Algunas historias desafortunadas     Para este momento ya había conocido a la mayor parte las cuarenta y cinco mujeres en el Pabellón 6.
0 1002

  Capítulo XIII Estrangulando y golpeando pacientes     La Srta.
0 706

  Capítulo XII Deambulando con lunáticos     Nunca olvidaré mi primer paseo.

Para ir leyendo...

0 215

¿Cómo se vería en escena la crisis existencial de una mujer que se desmorona bajo las expectativas familiares? La obra de ¡VIOLENCIA! de Valeria Loera parte de esta premisa y da como resultado una extraña propuesta que se encuentra en un punto medio entre Bridget Jones y el teatro del absurdo, una tragicomedia que se debate entre lo grotesco y lo disparatado.
Secretaría de Cultura