Tierra Adentro

 

UNA VEZ me contaste
que había un pelícano
debajo de una palmera
moribundo.

Pasaron unos días
y el animal seguía vivo,
tenía la boca llena de gusanos
y en un acto de conmiseración
trataste de romperle el cuello.
pero la fisonomía de los pelícanos
no permite que se les pueda romper el cuello.
Luego trataste de ahogarlo en la playa,
pero,
los pelícanos, como sabía Arquímedes,
son un objeto que si se encuentra parcial o
totalmente sumergido,
experimentando una fuerza ascendente
igual al peso del fluido desalojado, flotan.

¿Cómo se mata entonces a un pelícano
que no es un pelícano sino más bien
un barco vacío por dentro?


Autores
(Orizaba, 1985) ha sido becario en dos ocasiones del Programa de Estímulo a la Creación y Desarrollo Artístico (PECDA) de Veracruz y en una ocasión del Fonca. Es autor de Permanencia voluntaria.
Secretaría de Cultura