Tierra Adentro

Ilustración por Mario Cano Dominguez.

I

Ta stojol jme’

k’alal ts’akajemix scha’winik yawilal­a,

kaj ta bitbonel yot’an ta slumilal

te swak sp’ijil st’unub yuts’ yalaltak.

Ta sbalunebal U

—maba ta Septiembre—

la stak sba ta slumil

sok spisil yisim,

lok’ sbabial yabenal

la sjam sba te sk’ab,

jich pul talel te kuxlejalil

ta schanlajunebal U

tab sk’aalel.

 

II

Binax yot’an yu’un te awunel,

binax yot’an yu’un te ji’junel,

jits’junax sbakel ye te lajelal

ta spatpatik pus;

k’alal yakalon ta bejk’ajel bit’il nichim

ta yolil ya’ jme’.

Maba k’ax ta stabal yajtalul Febrero

bit’il najk’anbil ta jun k’alal abejk’ajon,

ja’ k’ax ta schanebal U

sk’aalel ijk’al tokaletik,

sk’aalel ts’unub

sk’aalel tajimal k’in

k’alal lok’on ta sbabial jna,

jich la kak’bey jilel ta yot’an jme’

te te’eltik mut jk’ajinel.

 

Ants abejk’ajon

sok te yoxlajun yip k’aal ta jbak’etal

sok te sk’ayoj tseltaletik ta sti’ kej,

sok yawil ts’unub ta sme’ jch’ujt’,

sok te sonil kananchij ta kakan,

sok sch’ich’el bats’il winik antsetik ta yanil jnujk’lel.

 

Fui parto en mes Mak

I

Bajo la tierra de mi madre

de veintisiete años,

comenzó a latir

la sexta semilla de su linaje.

Desde el mes nueve

—que no es septiembre—

se abrazó a su tierra

con todas sus raíces,

brotó su tallo,

las primeras hojas

expandieron sus ramas,

y germinó la vida

durante catorce lunas

de veinte días.

 

II

Ansiosa por los gritos,

ansiosa por los llantos,

la muerte le rechinaba los dientes

en las afueras del temazcal;

mientras yo brotaba como una flor

entre los muslos de mi madre.

No fue un veinte de febrero

como marca la hoja que atestigua mi existencia,

fue un trece del mes cuatro,

tiempo de las nubes negras,

tiempo de siembra,

tiempo del carnaval,

cuando salí de mi primera casa,

y tatué en el corazón de mi madre

mi canto de pájaro.

Nací mujer

con las trece potencias del sol en mi cuerpo,

con el canto tseltal en la curvatura de mis labios,

con mi vientre refugio de semillas,

con el ritmo del kanan chij en mis pies,

con sangre maya bajo la piel.

Ilustración por Mario Cano Dominguez.

Ilustración por Mario Cano Dominguez.


Autores
Poeta Maya Tseltal. Originaria de Chalam del Carmen Municipio de Ocosingo, Chiapas. Autora de los libros Jalbil K’opetik/Palabras Tejidas y Naetik/Hilos, coautora de Xpulpun Sbek’tal Jch’ul Me’tik/La Luna Ardiente, Ma’yuk Sti’ilal xch’inch’unel k’inal/Silencio sin frontera, ¿Buch’u snainoj li viste? / ¿Quién habita esta montaña?, Xochitlajtoli Poesía contemporánea en Lenguas Originarias de México, Piedra de Fuego y, Flor de siete pétalos. Tradujo a la lengua Maya-Tseltal el poemario de Rosario Castellanos “El Rescate del Mundo”. En 2015 obtuvo el reconocimiento por su trayectoria como escritora y poeta ocosinguense en lenguas maternas otorgado por el H. Ayuntamiento Constitucional de Ocosingo y, en 2019 por el Consejo Estatal para las Culturas y las Artes de Chiapas en el marco del Festival Maya zoque.

Ilustrador
Mario Eduardo Cano Domínguez
(Ciudad de México, 1994) artista plástico y diseñador mexicano cuya inspiración parte de la naturaleza para crear su estilo como una alegoría a la tierra y nuestras culturas originarias. Nació el 3 de Julio de 1994 en el poniente de la Ciudad de México.
Secretaría de Cultura